La ONU Aboga por proteger escuelas en República Centroafricana

0
56

Agencias de Naciones Unidas pidieron a los grupos armados y fuerzas gubernamentales en República Centroafricana (RCA) que protejan a estudiantes y profesores dentro de centros educativos, en medio de un repunte de la violencia.

Una declaración conjunta de la Coordinadora de Asuntos Humanitarios de la ONU en este país, Denise Brown, y el representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Fran Equiza, señaló que esos actores deben respetar las escuelas como zonas de paz y refugios seguros para el aprendizaje.

El documento detalló, asimismo, que ello está en correspondencia con las obligaciones de esos entes en virtud de la observancia de los derechos humanos internacionales y del derecho internacional humanitario.

Dicho texto precisó, por otro lado, que ambos organismos están extremadamente preocupados por el impacto de la reciente escalada de violencia en el país, lo cual afecta la educación de cientos de niños.

Tras apuntar que ese fenómeno deja en suspenso la educación de uno de cada dos menores, la declaración subrayó que desde diciembre pasado el incremento de los actos de fuerza provocó el cierre y afectaciones en planteles educativos de 11 de las 16 prefecturas.

Advirtió además que hasta hoy un total de 26 instituciones docentes permanecen ocupadas por agrupaciones armadas y otras 99 no prestan servicio como consecuencia de los combates.

Luego de referir que la mitad de los niños está sin escolarizar en este Estado por causa del conflicto armado, ambas organizaciones patentizaron su compromiso de trabajar de conjunto con el Gobierno y las comunidades para garantizar una pronta rehabilitación y reapertura de las escuelas.

En los últimos tiempos en territorios de la República Centroafricana se registraron fuertes choques armados entre el Ejército nacional y grupos rebeldes aglutinados en la denominada Coalición de Patriotas por el Cambio, la cual lucha por conquistar nuevos territorios.

Tales entes insurgentes, los cuales se movilizaron para impedir la ya consumada reelección en los comicios del pasado 27 de diciembre del actual presidente Faustin-Archange Touadéra, controlan dos tercios del territorio nacional.

La celebración del ejercicio democrático desencadenó una crisis poselectoral, en medio de acusaciones por formaciones opositoras de que hubo fraudes masivos, desestimadas a la postre por el Tribunal Constitucional.