Presidente nigeriano promete mantener unido al país

0
570

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, prometió mantener el país unido pese a divisiones étnicas y religiosas y acciones rebeldes como los actuales atentados contra instalaciones petroleras que ponen en peligro la integridad nacional.

El gobernante pidió en declaraciones públicas «una oportunidad para Nigeria» ante múltiples amenazas a su seguridad como el grupo islamista Boko Haram en el noreste; los separatistas de Biafra en el sureste; los rebeldes que atentan contra el petróleo en el sur; y los pastores nómadas armados en los estados centrales.

nigeria-presiBuhari recordó en una reunión oficial por el fin del Ramadán las tensiones entre la mayoría musulmana en el norte y la minoría cristiana en el sur, aunque admitió que mejoraba la situación respecto al grupo extremista, cuya insurgencia de siete años causa ya unos 20 mil muertos y más de 2,6 millones de desplazados.

Entre los peligros que asechan al país africano el jefe de Estado subrayó los atentados rebeldes contra la producción de petróleo en la región meridional del Delta del Níger.

Sobre esos ataques, reivindicados en su mayoría por el nuevo grupo insurgente Vengadores del Delta del Níger, el Presidente admitió que su ejecutivo estudia en estos momentos cómo neutralizar esa fuerza.

«Ahora nos concentramos en conocer cuántos son, que tipo de grupos, liderazgos y criterios para tratar de dar a Nigeria una oportunidad», subrayó.

Los Vengadores del Delta del Níger, que proclaman la expulsión de compañías petroleras internacionales y una participación más justa de los ingresos por ventas del crudo, iniciaron a fines de mayo último sus operaciones en ese y otros estados aledaños del sur nigeriano.

Sus atentados agravaron el déficit de la producción nacional petrolera, que decreció al mínimo durante los últimos 20 años por este tipo de acciones contra oleoductos en el sur, donde se concentra la mayoría de los yacimientos del crudo.

El delta del río Níger es una región densamente poblada de unos 75 mil kilómetros cuadrados, el 7.5 por ciento del territorio de Nigeria, país mayor productor petrolero de África junto a Angola, y cuya economía desplazó a Sudáfrica hace algún tiempo del primer lugar de la región.