Kenyatta pide a Nkurunziza que salve a Burundi de la guerra

0
693

KenyattaEl presidente de Kenia ha pedido a su homólogo de Burundi, Pierre Nkurunziza, que reavive las negociaciones de paz con la oposición para evitar que el país caiga en un conflicto sectario.

«Le pedimos que implique a todas las partes en la búsqueda de una solución al conflicto», ha dicho Kenyatta, de acuerdo con un comunicado difundido por la Presidencia de Kenia.

El mandatario ruandés ha argumentado que «la paz y la estabilidad en Burundi sobrepasa a todas las demás cuestiones», de modo que «todas las partes deben volver a la mesa de negociaciones para restaurar la normalidad».

Kenyatta ha hecho estas declaraciones después de reunirse con el enviado especial de China para Asuntos Africanos, Zhong Jianhua, en Nairobi. Zhong ha recordado a Kenyatta que el gigante asiático tiene importantes intereses en la región que se verían perjudicados por un conflicto en Burundi.

El emisario chino ha aprovechado igualmente para hacer un llamamiento a Nkurunziza para que será más receptivo al diálogo, indicando que tanto Pekín como el resto de la comunidad internacional están preparados para ayudar.

Burundi sufre una crisis política desde el 13 de mayo, cuando un grupo de militares intentó dar un golpe de Estado tras semanas de protestas callejeras contra de Nkurunziza de reformar la Constitución para perpetuarse en el poder.

Los militares no lo consiguieron y Nkurunziza consiguió mantenerse en el cargo en las elecciones del pasado verano pero desde entonces la capital, Buyumbura, es escenario de constantes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Además, se han producido asesinatos selectivos tanto de miembros del Gobierno como de la oposición que hacen temer a la comunidad internacional que Burundi vuelva a caer en una guerra civil de carácter sectario.

«Estamos peor posicionados para responder a las alarmantes señales de hoy de lo que estábamos en 1994», ha dicho el jefe de la oficina humanitaria de la ONU para África Central y Occidental, Scott Campbell, en alusión al genocidio de Ruanda.