Acusan a oposición de alentar violencia postelectoral en Zambia

0
636
Davies ChamaEl secretario general del gobernante partido Frente Patriótico (PF), Davies Chama, acusó al líder opositor Hakainde Hichilema de alentar la violencia postelectoral, destacan medios de prensa.

Chama rechazó rumores sobre una eventual reunión entre el presidente electo, Edgar Lungu, y su adversario Hichilema para conversaciones de paz.

Advirtió que Lungu no aceptará ningún encuentro porque el llamado de Hichilema ‘no es genuino’ y lo calificó de ‘puro maquillaje’.

El PF acusa a Hichilema, del Partido Unido para el Desarrollo Nacional (UPND), de alentar la violencia especialmente en la Provincia del Sur.

Nuestra gente habló claramente el 11 de agosto (a través de las urnas). El presidente Lungu ganó la elección, subrayó el dirigente del PF.

En estos momentos los zambianos esperan por el pronunciamiento del Tribunal Constitucional respecto a una impugnación de los resultados presentada por el UPND, acotó Chama, citado en el periódico Lusaka Times.

Lungu, quien asumirá luego del veredicto legal, derrotó con el 50,35 por ciento de los votos válidos emitidos contra a su principal rival, que obtuvo el 47,67. Por lo tanto dirigirá los destinos de la nación africana en los próximos 5 años.

A estos comicios fueron llamados unos 6,7 millones zambianos empadronados para decidir a su Presidente, vicepresidente, miembros del Parlamento, así como otros cargos públicos.

El exministro de Defensa y Justicia tiene ahora la posibilidad de ejercer en un mandato completo, porque había asumido el poder en enero de 2015 después de una convocatoria anticipada a las urnas tras la muerte del presidente Michael Sata, en octubre de 2014.

Zambia, segundo productor de cobre de África, celebró elecciones en medio de una crisis económica derivada por un declive de los precios del metal, que cayeron a mínimos en seis años.

La situación, que se agravó por el impacto de la sequía provocada por fenómeno de El Niño y con los problemas energéticos, condujo, entre otras consecuencias al recorte de miles de empleos en el sector minero; el derrumbe del crecimiento económico y una fuerte inflación.