Acto central en Sudáfrica por mes de la juventud y masacre Soweto

0
657
Sudáfrica celebra el Día de la Juventud, que cada año rinde tributo a quienes fallecieron en la conocida Masacre de Soweto, cuando las fuerzas del apartheid atacaron una manifestación pacífica que pedía libertad y educación igualitaria.

El acto,con sede el estadio de Orlando, provincia de Gauteng, tiene como distintivo este año que coincide con los homenajes en ocasión de los centenarios del natalicio de Nelson Mandela, fundador de la Sudáfrica democrática, y de la veterana luchadora antiapartheid Albertina Sisulu.

Con el lema ‘Vivir el legado: hacia una juventud social y económicamente empoderada’, la actividad forma parte de numerosas celebraciones durante este mes, incluidas exposiciones, diálogos y conferencias de empresarios nóveles que han presentado a sus pares las oportunidades en ese sector.

La prensa local publica hoy materiales sobre jóvenes que se han convertido en ejemplo por dedicar sus esfuerzos en beneficio de sus respectivas comunidades.

Entre estas historias está la de Felix Chimbinyu, un huérfano adoptado a los siete años que se graduó de ingeniero mecánico pero decidió regresar a su antigua escuela en Motherwell para preparar a los estudiantes a enfrentar los desafíos del mundo real.

Este centro educacional, la secundaria Vulumzi, brinda a los educandos aplicaciones prácticas de teorías de la matemática y las ciencias para mostrar cómo las mismas se aplican a la vida cotidiana.

Chimbinyu dio a conocer que la aspiración inmediata es abrir un laboratorio de computadoras para enseñar a la comunidad con el fin de que sus integrantes pueden aspirar a mejores trabajos, y conseguir nuevos libros para la biblioteca de la escuela.

La masacre de Soweto ocurrió el 16 de junio de 1976 en esa localidad de Johannesburgo cuando una manifestación de jóvenes negros protestaba por la decisión de las autoridades del apartheid de utilizar el idioma afrikáans en la enseñanza de matemáticas y ciencias sociales a partir del séptimo grado y el inglés solo para ciencias generales y prácticas manuales.

La protesta fue enfrentada brutalmente por los agentes del orden del régimen de segregación racial y fueron asesinados 566 niños, entre ellos Hector Pieterson, de apenas 12 años.