Zeidan pide al Parlamento que apruebe una ley para rehabilitar a la familia real y reconocer su papel histórico

0
289

Ali ZeidanEl primer ministro de Libia, Alí Zeidan, ha solicitado este jueves al Congreso General Nacional (CGN) –Parlamento– que apruebe una ley para rehabilitar a la familia real y reconocer su papel histórico en la independencia del país.

En una carta enviada al presidente del organismo, Nuri Abu Sahmain, el mandatario ha pedido que se revoquen las leyes aprobadas por el fallecido líder libio Muamar Gadafi, que incluyen la pena de muerte contra los miembros de la familia real, la confiscación de sus propiedades y la retirada de la nacionalidad.

Así, ha sostenido que «ha llegado la hora de que los libios reconozcan y dejen que el mundo conozca los daños cometidos por Gadafi a la familia real, así como que el rey Idris fue el líder de la lucha por la independencia».

«Fue capaz de construir un estado moderno y debería ser reconocido por Libia como su fundador», ha agregado Zeidan, según ha informado el diario ‘The Libya Herald’.

En su propuesta, el primer ministro ha contemplado tres cláusulas, según las cuales se estipula que el papel y las posiciones de Idris, la reina Fátima, el príncipe heredero Hasan y su familia son de valor histórico; que «todos los males causados por el tirano Gadafi» contra el rey y la familia «han de ser declarados nulos»; y que el CGN asegure que las dos anteriores cláusulas son implementadas.

Idris, nacido en 1889, encabezó la cofradía sanusí, fundada en Arabia Saudí por su abuelo Sayyid Muhammad ibn Ali as Senussi, formación que se enfrentó a la presencia italiana y francesa en Libia, Chad, Argelia, Sudán,Níger y Egipto.

Finalmente, Idris proclamó la independencia de Libia de Italia en 1951 y accede al cargo de rey, que ocupará hasta su abdicación en agosto de 1969 en favor de su sobrino, Hasan. Sin embargo, Gadafi llevó a cabo un golpe de Estado tras el anuncio e implantó el régimen conocido como Yamahiriya (Estado de las masas).

Idris falleció en El Cairo en 1983 y fue enterrado en la localidad saudí de Medina, mientras que su esposa, la reina Fátima, murió en 2009 y fue igualmente enterrada en dicha ciudad.