Trump y problemas con desechos en COP22 de Marrakech

0
172
marrakech-cop22-2016La Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP22) de Marrakech, en Marruecos, delibera asuntos preocupantes para el futuro de la humanidad, pero incorporó el tema Donald Trump a su agenda.

En Chile la comunidad científica no ocultó su inquietud ante el triunfo del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, quien repitió el mismo día de los comicios que ‘el cambio climático es un invento de los chinos’.

Los temores son inocultables a todo nivel en la mayoría de las naciones latinoamericanas pero sobre todo en Marrakech, donde el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos y presidente de la cita, Salaheddine Mezouar, felicitó a Trump.

Al mismo tiempo, Mezouar señaló la necesidad de seguir con los Acuerdos de París y recordó al virtual presidente electo estadounidense que la lucha contra este fenómeno es una responsabilidad compartida.

Más lejos aún, en Australia, el primer ministro Malcolm Turnbull destacó que su país ha ratificado el Acuerdo de París contra el cambio climático y garantiza su compromiso aunque Trump decida sacar a su país.

No obstante, el canciller marroquí opinó que hay confianza en que todas las partes cumplirán sus responsabilidades y mantendrán el rumbo en este esfuerzo colectivo.

En paralelo, la COP22 analiza la incidencia negativa de la basura en el calentamiento global en un mundo que produce entre cuatro y cinco millones de toneladas por día de desechos, de los cuales el 50 por ciento no son ni siquiera recogidos.

Solamente del 15 al 20 por ciento de la basura se recicla y la forma de cómo tratar correctamente los desechos urbanos es una asignatura pendiente.

Otra de las figuras sentadas en el banquillo de los acusados por contribuir al cambio climático es la agricultura, aunque es de igual modo víctima del fenómeno, por lo cual mejorar el uso de suelos y tierras agrícolas son metas en el horizonte.

El papel de la agricultura orgánica cobra mayor relevancia y el asunto fue tratado dentro de los eventos de la COP22 en Marrakech, en la promoción de la biodiversidad promovida por Fimabio, de la federación marroquí de agricultores.

Andre Leu, presidente de la Federación Internacional de los Movimientos de Agricultura Orgánica (Ifoam), destacó la importancia de estas prácticas en apoyo de los esfuerzos en la lucha contra los efectos del cambio climático.

La agricultura orgánica puede revertir el calentamiento global porque puede tomar CO2 de la atmósfera y emplearla el suelo como materia orgánica almacenada, explicó Leu.

El caso del anfitrión de la COP22, Marruecos, es bastante gráfico. Este año vio cómo sus cosechas de trigo caían un 70% por la sequía. Francia también recolectó un 30 por ciento menos de trigo respecto al año pasado.

De todas formas, también se sabe que la agricultura tiene su culpa en el cambio climático, al ser responsable de al menos un cuarto de las emisiones mundiales de gas con efecto invernadero.

En otro orden, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) subrayó que los últimos cinco años fueron los más cálidos desde que comenzaron los registros climáticos, con temperaturas extremas que afectan sobre todo a los países en desarrollo.

Expertos apuntaron que entre 2011 y 2015 se registró un período de extremos, y en particular el año 2015 fue el más caluroso de los últimos tiempos.