Reafirman campaña crítica contra peaje electrónico en Sudáfrica

0
331

resistencia ciudadanaLa resistencia ciudadana al cobro vial de impuestos activado por el gobierno sudafricano en la provincia de Gauteng aumentó hasta el nivel de campaña nacional, consideró hoy la Liga Urbana de Oposición al Peaje Electrónico (LUO).

Según un comunicado público de esta organización no gubernamental, las críticas reiteradas en contra de esta decisión del Congreso Nacional Africano (CNA) han dado lugar a la mayor movilización cívica en la época democrática de este país.

De acuerdo con el líder de LUO, Wayne Duvenage, la corriente de opinión en detrimento del nuevo peaje está siendo impulsada desde todos los sectores civiles: sindicatos, iglesias, pequeños negocios y comunidades de transportistas en general.

Duvenage igualmente apuntó que casi 70 por ciento de los usuarios de autopistas se han negado a comprar los llamados boletos e-tags (para cancelar el gravamen), hecho que -opinó- evidencia la impopularidad de la medida.

El peaje electrónico que afectó a cuatro millones de conductores en Gauteng entró en vigor el pasado 3 de diciembre, tras seis años de querellas legales planteadas por opositores a la ley gubernamental.

Una demanda de suspensión presentada en el último minuto por los partidos Freedom Front Plus y Alianza Democrática fue rechazada por la Alta Corte de Gauteng Norte, que ratificó la validez de la polémica reglamentación.

Otros detractores de la medida refrendada por el presidente Jacob Zuma en septiembre pasado son las organizaciones Automobile Association of SA, Agang SA y Economic Freedom Fighters.

Durante la segunda mitad del año este tema simple de tránsito vehicular se convirtió en elemento de campaña política de la oposición, a pocos meses de los comicios parlamentarios donde el CNA tiene las mejores perspectivas ante las urnas.

Cuando Zuma convirtió en ley la Enmienda sobre Asuntos del Transporte, que oficializó los llamados e-tolling, explicó que se trataba de una medida natural y necesaria para reactivar los presupuestos de seguridad y mantenimiento de las vías interestatales.