Publicada en Uganda la primera revista dedicada a la comunidad LGTB

0
326

UgandaLa revista ‘Bombastic’ se ha convertido este miércoles en la primera publicación dedicada a la comunidad LGTB de Uganda, en la que los homosexuales hacen frente a una creciente presión por parte de las autoridades y la sociedad, muy conservadora.

Los fundadores de la revista han destacado que la misma tiene como público objetivo a homosexuales y heterosexuales por igual y que incluirá editoriales políticos, historias personales sobre los peligros a los que hace frente la comunidad LGTB, así como preguntas habituales.

«Con el tiempo, la gente se ha ido enfadando porque se le ha contado que la comunidad LGTB recluta niños y les infecta enfermedades, lo que ha cambiado la percepción de algunos de ellos», ha dicho la activista Kasha Jacqueline Nabagesera, una de las fundadoras de ‘Bombastic’.

Así, ha recalcado la necesidad de hacer frente a las falacias existentes en el discurso oficial respecto a la homosexualidad. «Hablan de promover la homosexualidad y hemos visto cómo se amenaza a emisoras con el cierre si nos entrevistan, por lo que se nos han cerrado los canales para llegar al público general», ha argumentado.

«Sentimos que es necesario que usemos otros medios para ser capaces de difundir nuestro mensaje, y qué mejor manera que a través de los medios», ha valorado Nabagesera, según ha informado la emisora estadounidense Voice of America.

En agosto de 2014, el Tribunal Constitucional de Uganda invalidó la ley, aprobada por el presidente Yoweri Museveni en febrero, por la que se condenaba a cadena perpetua a los homosexuales y prohibía la existencia de asociaciones de gays y lesbianas.

Sin embargo, la derogación de la ley no acabó con la persecución de la homosexualidad en el país, que ya que todavía se considera delito. La homosexualidad se condena con la cárcel y la normativa de Museveni establecía además la cadena perpetua y la prohibición de las asociaciones LGTB.

Según un estudio de las Minorías Sexuales de Uganda, desde que se votó la ley se ha registrado un incremento del acoso, el chantaje, los desalojos y la tortura hacia los homosexuales. El Proyecto de Refugiados de la Ley también ha visto censuradas varias de sus actividades por «promover la homosexualidad», según el Gobierno.