Protestas en Sudáfrica por crisis sobre violencia contra mujeres

0
135

Por Ilsa Rodríguez Santana

Numerosas protestas contra la violencia de género están previstas para esta semana en Sudáfrica, mientras las autoridades impulsan medidas para enfrentar este flagelo social, que reporta el asesinato de una fémina cada tres horas en esta nación del África Austral.

Pese a los avances de las mujeres en 25 años de democracia, con más del 50 por ciento de los miembros del Consejo de Ministros y posiciones destacadas en los gobiernos de las nueve provincias del país, las sudafricanas históricamente han sido marginadas por una sociedad tribal donde los hombres tienen la última palabra.

Abusos, matrimonios a temprana edad y otros maltratos dentro del hogar, puestos de trabajo y en las calles son en la mayoría de los casos silenciados, mientras violaciones y asesinatos se han convertido en noticia diaria en los medios nacionales.

Protestas convocadas por la Liga femenina del gobernante Congreso Nacional Africano (ANC) para condenar esta situación y sus llamados a no acudir a sus puestos de trabajo en estos días tiene la intención de ‘enviar un fuerte mensaje aunque tenga incidencia en la economía nacional’, de acuerdo con un comunicado de la organización.

El peligro que asecha a las sudafricanas fue confirmado con la reciente violación y asesinato en Ciudad del Cabo de Uyinene Mrwetyana, una joven universitaria de 19 años, y la muerte a manos de su novio de la campeona nacional de boxeo, Leighandre Jegels, entre otras muchas cuyos cuerpos aparecen cada día en diversos puntos del país.

Las muertes violencias de Mrwetyana y Jegels provocaron una reacción multitudinaria en este país, con manifestaciones frente a la sede del Parlamento Nacional en reclamo de la reinstauración de la pena de muerte y sanciones más severas para quienes abusen de las mujeres, así como una mayor protección para el sector femenino.

La severidad de la situación fue abordada el jueves pasado por el presidente Cyril Ramaphosa en una alocución al país en la que dijo que ha llegado el momento de unirse como nación para enfrentar el problema directamente y aseguró que ‘la violencia contra las mujeres sobrepasa una crisis nacional, es un crimen contra nuestra humanidad común’.

En esta intervención Ramaphosa señaló que como millones de sudafricanos ‘estoy horrorizado por la guerra contra nuestras hermanas, madres, esposas, compañeras y nuestras hijas’ y aseguró que las mueres tienen todo el derecho a estar libres de acosos y violencia en las calles, escuelas y albergues estudiantiles, en ómnibus, taxis y trenes, en sus trabajos, iglesias y en sus hogares’.

Ramaphosa anunció revisión de las leyes sobre violencia doméstica y ofensas sexuales, modernizar el registro nacional de agresores de género que ampara la Ley de Ofensas Sexuales para combatir con efectividad ese flagelo y adelantó que propondrá al Gabinete incrementar las condenas mínimas para esos delitos.

Entre las acciones figura también el fortalecimiento de los equipos de emergencia a nivel provincial con participación de representantes de la policía, desarrollo social, salud, justicia y educación, de forma que se ofrezca respuesta integral rápida a toda forma de esas agresiones.

‘Usaremos todos los medios a disposición del Estado, desde los servicios de policía hasta el sistema judicial, desde el desarrollo de programas sociales hasta el currículo en las escuelas, para fortalecer nuestra respuesta nacional a la violencia de género’, aseveró.

El presidente insistió en que la violencia contra las mujeres no es problema de ellas, de lo que dijo o hizo, de cómo viste o camina, sino un problema de los hombres, que son los que las violan y asesinan.