Papa llama a centroafricanos ser artífices de renovación humana

0
355

fotonoticia_20151130043908_1280El papa Francisco llamó hoy aquí a los centroafricanos ser artífices de la renovación humana y espiritual de su país, en la homilía ofrecida durante la misa celebrada en el capitalino estadio Barthélémy Boganda.

En el recinto, con capacidad para 30 mil personas, el Santo Padre invitó a dar gracias al señor por su presencia y «la fuerza que nos comunica en la vida diaria».

También, agregó, cuando experimentamos sufrimientos o «por el deseo que pone en nuestras almas» de querer «comprometernos en construir una sociedad más justa y fraterna en la que ninguno se sienta abandonado».

Con la conciencia de que a las comunidades cristianas queda aún un largo camino por recorrer, el Obispo de Roma expresó su deseo de que el Año Jubilar de la Misericordia, el cual acaba de empezar en la nación, «nos ayude» en este camino.

Instó a «mirar sobre todo al futuro» y a decidirse con determinación a abrir una nueva etapa en la historia cristiana.

También nosotros, concluyó el Vicario de Cristo, tenemos que estar llenos de esperanza y de entusiasmo ante el futuro porque «la otra orilla está al alcance de la mano y Jesús atraviesa el río con nosotros».

El Papa visitó este lunes la mezquita de un barrio islámico de Bangui, donde defendió que cristianos y musulmanes son hermanos, y les suplicó rechazar el odio y la violencia.

«Cristianos y musulmanes son hermanos y hermanas», dijo el Pastor Universal. «Quienes claman que creen en Dios, también deben ser hombres y mujeres de paz», indicó.

Según la agenda, tras la misa en la instalación Barthélémy Boganda, sacerdote católico indígena considerado padre de la patria y muerto en 1960 poco después de la proclamación de la independencia, Francisco partió rumbo al capitalino aeropuerto internacional Mâ�ÖPoko, donde será despedido.

Bajo fuertes medidas de seguridad, el Pontífice arribó el domingo a esta capital procedente de Uganda y después de cumplir una visita de tres días a Kenya.

Minutos antes de pisar esta tierra escribió en su cuenta de Twitter que venía a la República Centroafricana (RCA) como peregrino de la paz y «me presento como un apóstol de la esperanza».

El desconcierto se apoderó de la RCA desde que en marzo de 2013 la coalición rebelde de mayoría islámica, los Séléka, derrocó al presidente Francois Bozize y sangrientos enfrentamientos tomaron un carácter confesional entre cristianos (80 por ciento de la población) y musulmanes.

Desde enero de 2014 un frágil gobierno de transición controla formalmente la nación, donde se tiene programado un referendo constitucional (13 de diciembre) y elecciones presidenciales (27).