Mujeres sudafricanas, entre las menos protegidas a nivel mundial

0
124

Por Ilsa Rodríguez

El mantenido asesinato de mujeres en Sudáfrica, con crímenes brutales en semanas recientes, provoca en esta nación gran conmoción y llamados a la unidad para enfrentar la violencia de género.

Las agresiones con las mujeres en esta nación del África Austral, donde se reporta la muerte cada tres horas de una fémina y denuncias diarias de más de 100 violaciones, tuvo una respuesta oficial por parte del presidente Cyril Ramaphosa, quien convocó una sesión extraordinaria de las dos cámaras del Parlamento Nacional en busca de ayuda.

El mandatario dijo a los diputados presentes que, pese a las diferencias políticas, ‘cada uno de nosotros debe reconocer la realidad de que estamos enfrentando una crisis de violencia e intolerancia’ y los llamó a actuar con urgencia antes de que el país se vea envuelto en ‘ira, desesperanza y desesperación’.

En esta cita de la Asamblea Nacional y el Consejo de Provincias, que radican en la meridional Ciudad del Cabo, el Presidente afirmó que Sudáfrica es uno de los países más inseguros del mundo para las mujeres, con niveles de violencia solo comparables a naciones que se encuentran en guerra.

Estos niveles de crímenes contra las integrantes del sector femenino de la sociedad reflejan a juicio de Ramaphosa ‘una crisis mucho más amplia de violencia en nuestra sociedad’, lo cual se confirma con recientes agresiones contra negocios de migrantes africanos y sudafricanos que ocasionaron 12 muertes y numerosas pérdidas materiales.

El asesinato a principios de septiembre de Uyinene Mrwetyana, una joven universitaria de 19 años violada y descuartizada, y la muerte a manos de su pareja de la campeona de boxeo Leighandre Jegels, tuvieron la respuesta de miles de sudafricanos que se lanzaron a las calles en demanda de acciones concretas para detener esos crímenes contra mujeres y niñas y protegerlas.

A ambos crímenes se incorporó la muerte de cuatro niños asesinados por la pareja de la madre, quien con esa horrible acción quiso vengarse por su decisión de divorciarse.

Luego de anunciar la creación de un comité interino en la Presidencia que preparará un Plan de Acción de Emergencia con participación tanto del gobierno como de organizaciones sociales, que incluirá medidas preventivas, Ramaphosa subrayó que la violencia contra las mujeres no es un problema de ellas, sino de los hombres.

El estadista comentó que niños y jóvenes están expuestos diariamente a actitudes y prácticas patriarcales, que muchas veces los alientan a probar su masculinidad a través de la dominación y la violencia.

Con la intención de una solución futura a este grave problema, además de pedir el apoyo de los diputados para recrudecer las sentencias contra los asesinos de mujeres y niñas y de quienes abusan de ellas, Ramaphosa recomendó promover la prevención de esos delitos en las escuelas, a través de la inclusión de una asignatura sobre los derechos y relaciones de poder entre hombres y mujeres.

UNA GUERRA CONTRA LAS MUJERES

Ramaphosa apuntó que existe una guerra muy violenta contra las mujeres en Sudáfrica y dijo que el pasado año dos mil 700 de ellas y más de mil niños murieron a manos de otra persona, y que una de cada cinco sudafricanas mayor de 18 años ha experimentado violencia física por parte de su pareja.

‘Hay quienes han perdido el respeto por los valores que define nuestra propia esencia de africanos, la protección de mujeres y niños, la tolerancia y la solución de diferencias, y necesitamos restaurar los derechos humanos de otros, un principio por el cual muchos sudafricanos lucharon y una causa por la que muchos ofrecieron su vida’, añadió.

‘Sudáfrica está de luto por la muerte de varias mujeres y niñas ultimadas por hombres? ha llegado el momento de unirse como nación para enfrentar este problema directamente?.La violencia contra las mujeres sobrepasa una crisis nacional, es un crimen contra nuestra humanidad común’.

Analistas consideran que pese a los avances de las sudafricanas en 25 años de democracia, con más del 50 por ciento de los miembros del Consejo de Ministros y posiciones destacadas en los gobiernos de las nueve provincias del país, las mujeres en esta nación históricamente han sido marginadas por una sociedad tribal donde los hombres tienen la última palabra.

Al respecto apuntan que frecuentemente se silencian los abusos, matrimonios forzados a temprana edad y otros maltratos dentro del hogar, puestos de trabajo y en las calles, en momentos en que violaciones y los asesinatos de mujeres se han convertido en noticia diaria en los medios nacionales.

Estadísticas oficiales indican que del 1 de abril de 2018 al 31 de marzo de 2019, en Sudáfrica ocurrieron 21 mil 22 asesinatos, 686 más que el año anterior, y que las ofensas sexuales se incrementaron 19 por ciento.