Mswati III, monarca de Suazilandia y último rey absoluto de África, eligió a su 15ª virgen como esposa

0
3517
Mswati III
Mswati III

Suazilandia es una pequeña, pequeñísima monarquía absoluta y tribal del sur de África que, desde hace un tiempo, todo los meses de septiembre nos deja una noticia que pone al país en el mundo, y muchas veces en el centro de una potente polémica. ¿Cultura, atraso o folclore? Mswati III, el último rey absoluto de África, eligió este martes a la que será su decimoquinta reina… y la de sus súbditos. Y lo hizo después de una ceremonia tribal en la que un grupo de vírgenes muestran sus encantos al bueno de Mswati

Sí, es verdad. Mswati III vive a cuerpo de Rey. De hecho es el rey de Suazilandia. Un monarca absoluto en un reino pobre y asolado por el virus del SIDA. Pero ese es otro tema… Mswati, de 45 años, se casará con Sindiswa Dlamani, 18 años, a la que conoció en el controvertido y famoso baile de las vírgenes, que periódicamente desata el escándalo. La nueva afortunada pasará a formar parte del harén de 15 elegidas que viven rodeadas de riqueza y suntuosidad. Cuentan que se graduó en la Escuela Secundaria Sant Francis, de Mbabane, y que es una de las finalistas del concurso de belleza de Suazilandia Miss Patrimonio Cultural, según elmundo.es.

El anuncio ha vuelto a desatar una oleada de críticas. Primero por el papel que el baile de las vírgenes reserva a la mujer, obligada a mostrar parte de sus atributos en una erótica danza ante el monarca. Y, también, por el estilo de vida de una figura, la del rey, a la que se le calcula una fortuna superior a los 200 millones de dólares mientras la ONU cifra en un 70% los habitantes del reino que viven por debajo del umbral de la pobreza. Algo que no impide los constantes signos de ostentación de un monarca que apareció en la fiesta con un Rolls Royce rojo y que tiene avión privado y diversos palacios distribuidos por su pequeño reino.

Habrá que hacer ahora fuerza para que el nuevo matrimonio tenga una duración… En fin. De sus 14 matrimonios anteriores, tres han acabado en sonoras rupturas. Una de sus ex llegó a denunciar que estaba secuestrada en Palacio donde sufría abusos físicos y psíquicos de los propios guardas tras ser pillada en la cama con el anterior ministro de Justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here