Zambia: la postura anti-transgénicos más poderosa de África

0
127

Zambia y otros tres países africanos sorprendieron al mundo en 2002 cuando declinaron el auxilio alimenticio durante una hambruna regional. No aceptaban el alimento porque eran tanto genéticamente modificados (GM) y sin moler, significando que potencialmente podrían ser sembrados para crecer cultivos GM. Luego los cuatro países le solicitaron a Estados Unidos, que había suministrado la mayoría del auxilio, que lo molieran para que fuera solo apto para consumo y no para cultivar, pero se negó, aduciendo costos.

Cuando Sudáfrica intervino para molerlo, tres de los países, Malaui, Mozambique, y Zimbabue aceptaron. Sólo Zambia siguió rechazándolo, citando su modificación genética, que el presidente de entonces Levy Mwanawasa llamó “veneno”.

En la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible (Cumbre de la Tierra 2002) en Johannesburgo, Mwanawasa dijo: “puede que seamos pobres y experimentemos una grave escasez de alimentos, pero no estamos dispuestos a exponer a nuestra gente a riesgos desconocidos. […] No permitiré que zambianos se conviertan en conejillos de indias sin importar los niveles de hambre en el país”.

En la misma época, después que científicos zambianos salieran al extranjero a una misión de estudio sobre maíz GM, el ministro de agricultura de Zambia, Mundia Sikatana, le dijo a periodistas en Lusaka, “Ante la incertidumbre científica, el país se debe refrenar contra acciones que pueden afectar negativamente la salud humana y animal como también deteriorar el medio ambiente”.

Desde entonces existe la prohibición de importación de todo organismo modificado genéticamente (OMG), con la excepción de una ayuda alimentaria MG permitida en 2005. Zambia aguantó críticas por su firme postura anti OGM inicialmente desde el extranjero, pero ahora, gran parte de la presión para aceptar los OGM ha desaparecido.

Zambia recibe demanda de maíz no transgénico

Aproximadamente el 85 por ciento de la población de Zambia se encuentra en el ámbito de la agricultura. En comparación con los países vecinos como Zimbabue, Zambia puede proporcionar gran parte de su propia comida sin ayuda de afuera.

De hecho, Zambia exporta un poco de su maíz a países vecinos a través del World Food Program (WFP) – Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. En 2012, Zambia vendió 59.500 toneladas del maíz no transgénico al WFP. Y en 2010, exportó 551.000 toneladas del maíz no transgénico a Zimbabue. “La mayor parte de los países que consumen la comida tradicional del WFP, en particular, insisten en esta clase de maíz”, dijo Simon Cammelbeeck, director de WFP en Zambia, en una entrevista con su propia organización en 2012. “El hecho que Zambia produce maíz blanco no transgénico ha creado a su manera un mercado especializado porque pocos países son capaces de satisfacer la exigencia global”. En otras palabras, las cosechas no OGM de Zambia están siendo aceptadas globalmente y benefician a Zambia.

En términos de la relación de Zambia con países de la Unión Europea, el gobierno zambiano teme que los países de la UE rechazarían cosechas zambianas por la posible contaminación cruzada con granos OGM. Aunque “Zambia, a ningún grado significativo, exporta cosechas comestibles a Europa”, según un artículo en Gastronomica escrito por Christopher Annear, todavía prefieren quedar libres de OGM. Además, Zambia actualmente carece de la tecnología para examinar la presencia de OGM.

Con la demanda de su maíz no transgénico y los temores de lastimar las relaciones con la UE, Zambia tiene razones globales para mantenerse anti-OGM.

Explorando los OGM

El Sindicato Nacional de Agricultores de Zambia (ZNFU), que ayudó a prohibir los OGM en 2002 escribió en su sitio web en 2010, “El ZNFU, no apoya los transgénicos ya que, por el momento, no hay base para apoyar este tipo de tecnología, pero lo que el Sindicato está promoviendo y pidiendo es la apertura de las discusiones y debates sobre las tecnologías OGM”.

Según el Post de Zambia en línea, Jervis Zimba, presidente del Sindicato, para “explorar” la producción de transgénicos a partir de algodón.

También en 2010, el entonces presidente Rupiah Bwezani Banda dijo que el gobierno estaba dispuesto a discutir y debatir los OMG.

El presidente actual Michael Sata, que reemplazó a Banda en septiembre de 2011, había en el pasado criticado la renuencia del gobierno a aceptar OGM, pero como sus predecesores rechazaron permitir transgénicos en Zambia desde la llegada a la presidencia, él también siguió la misma política.

Así pues durante los 11 años pasados, el gobierno zambiano ha mantenido la política de anti-OGM más fuerte de África.

Sin embargo, una política del gobierno para investigar y construir una industria para crecer y tratar OGM ha existido en Zambia desde 2003, pero los funcionarios del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Formación profesional (MSTVT) mantienen una postura estricta de no OGM, según Emma Broadbent, una investigadora establecida en Londres. “La directora Jane Chinkusy particularmente deseaba refutar las afirmaciones de los medios sobre que el gobierno estaba ‘abriendo’ el debate”, escribió en su trabajo de investigación de 2012.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here