Sudáfrica y Mozambique afinan acuerdo para salvar rinocerontes

0
353

Edna MolewaLa ministra de Asuntos Hídricos y Ambientales de Sudáfrica, Edna Molewa, y el ministro de Turismo de Mozambique, Carvalho Muaria, confirmaron hoy la próxima firma de un memorando de entendimiento para frenar la caza furtiva de rinocerontes.

Ambas naciones en el sur del continente africano comparten un extenso territorio del Parque Nacional Kruger, un ecosistema calificado por la Unesco tesoro mundial de la biosfera y convertido en epicentro de la escalada en la cacería ilegal de estos grandes mamíferos.

Más de mil paquidermos murieron o fueron mutilados durante el año 2013 mientras la demanda de cuernos aumenta en varios países de Asia, donde muchas personas creen en supuestos poderes mágicos de esta ornamenta animal.

Desde enero pasado otros 277 rinocerontes fueron cazados furtivamente en Sudáfrica, y el 65 por ciento de las matanzas ocurrieron en el Parque Kruger, un perímetro forestal más grande que Israel con casi dos millones de hectáreas de tierras.

Molewa y Muaria admitieron que las autoridades en el sur de África no están ganando la guerra frente a este crimen contra la naturaleza y expertos advierten que algunas especies de estos cuadrúpedos se abocan hacia la extinción.

La caza ilícita aumentó más de un tercio en comparación con el mismo período de hace un año, cuando 203 de estos animales fueron ultimados por grupos que se dedican al comercio internacional de cuernos, informó un comunicado ministerial en Pretoria.

El polvo de asta de rinoceronte es vendido en Asia a un costo promedio de seis mil dólares por cada 100 gramos, un precio más caro que el oro, el petróleo o la cocaína del mercado negro.

En aquellas regiones existe la creencia popular de que la harina de cuerno de rinoceronte mezclada con alcohol baja la fiebre, elimina sustancias tóxicas del cuerpo y hasta cura el cáncer.

Biólogos y científicos han aclarado en cientos de ocasiones que todo eso es una estafa y una falsedad. El elemento químico principal en las astas de este animal es similar al que presenta cualquier uña humana.

Bajo términos legales el rinoceronte negro sudafricano se considera en peligro de extinción y el blanco permanece en la categoría de especie amenazada. Este país mantiene una población de 20 mil de estos paquidermos.