África requiere financiamiento para combatir cambio climático

0
392

cambio-climaticocop21-plenoLos países africanos, entre los más golpeados por el cambio climático, insistieron hoy aquí en sus requerimientos de financiamiento para enfrentar las consecuencias de ese fenómeno.

Durante una reunión en el contexto de la cumbre climática mundial que sesiona aquí, en la que participó el presidente francés, François Hollande, 12 jefes de Estado de países de África expresaron su deseo de contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pese a ser los que menos emiten, por debajo del cuatro por ciento del total, esos territorios están entre los más afectados. Por ello, consideraron que su esfuerzo demanda una importante contribución económica.

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, subrayó la importancia de que los africanos tengan acceso a la electricidad, algo inaccesible para un tercio de su población.

Sin ser el origen del calentamiento climático, África es quien más lo sufre, afirmó.

Por su parte, el jefe de Estado de Níger, Mahamadou Issoufou, señaló que saben que el grupo terrorista Boko Haram está reclutando en el lago Chad, al tiempo que manifestó su preocupación de que desaparezca el lago.

En tal sentido, precisó que permitir que vuelva a recuperar agua y que en su cuenca se asienten poblaciones, serviría para reducir las migraciones y luchar contra la desertización.

En el encuentro, Hollande anunció que Francia consagrará seis mil millones de euros de 2016 a 2020 para la electrificación de África. De ese monto, invertirá dos mil millones en energías renovables.

El continente sufre las consecuencias del cambio climático, aunque no es responsable de la emisión de gases de efecto invernadero. Subsiste una deuda ecológica que el mundo debe solucionar respecto al continente africano, reconoció.

Las negociaciones de la cumbre buscan elevar el compromiso de reducción de emisiones y enfocarse principalmente en pérdidas y daños, adaptación, mitigación y financiamiento.

Los países del Sur abogan por el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas, en referencia al papel mayoritario de las naciones industrializadas en la contaminación ambiental.

Por ello, los Estados en desarrollo demandan a los del Norte voluntad política, a partir del aporte de recursos, capacidades y tecnologías que posibiliten en el planeta la adaptación al actual escenario climático y el abandono de la dependencia de las energías fósiles.