Médicos cubanos en Swazilandia: el reto de salvar vidas

0
543

cuba-medicos2 (1)Por Deisy Francis Mexidor

Lo más grande para mí es comprobar que en el lugar menos imaginado de este mundo haya un médico cubano luchando hoy por salvar una vida, afirmó la doctora Raquel Toledo, colaboradora en Swazilandia.

No existen palabras que puedan trasmitir lo que en lo personal y profesional significa prestar nuestros servicios médicos a este pueblo, expresó vía telefónica a Prensa Latina la doctora Raquel Toledo desde Mababane, capital de esa nación del sur de África.

Toledo, especialista en pediatría, es la jefa de la brigada médica de la isla (en total nueve mujeres y dos hombres) que se encuentra en Swazilandia.

«Esperamos pronto completar el grupo hasta 20, como ha sido desde que en noviembre de 2005 comenzó la cooperación», dice desde Mbabane, adonde llegó hace apenas dos meses.

Recordó que esta colaboración se inició en 2005, «a partir de la solicitud personal que realizó el Rey Swati III a nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, cuando viajó a Cuba en visita oficial».

El 6 de octubre del propio año -dijo- arribaron los primeros ocho integrantes del colectivo y un mes después, en noviembre, se completó la plantilla (20).

Dieciocho médicos y dos tecnólogos fueron ubicados en seis regiones del territorio nacional: Mbabane, la capital; Piggs Peak, Mankayane, Hlathikhulu, Nlhanghano y Siteki.

La doctora Raquel habla con pasión de los retos que asume en un país donde en principio se registra «la más alta morbilidad y mortalidad por SIDA según las fuentes oficiales de la Organización Mundial de la Salud».

Por otra parte -apuntó- «la coinfección con Tuberculosis hace más dramática la calidad de vida de los pacientes, porque además el 60 por ciento de la población vive en extrema pobreza y solo el 50 por ciento tiene acceso al agua potable».

Esto se refleja en la población y en especial en los niños, con una alta frecuencia de desnutrición y episodios de diarreas complicadas con deshidrataciones graves, comentó la doctora Raquel.

Es muy triste -añadió- recibir en las instituciones a pacientes en extremo graves, asistir a niños de pocos meses de vida ya infestados por el Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida (HIV).

«A pesar de los grandes esfuerzos y políticas trazadas por el Ministerio de Salud Pública en el país, parece imposible frenar esta epidemia que día a día diezma a su población», acotó.

Debido a ese escenario un elevado porcentaje de cabezas de familia en Swazilandia «son los adolescentes, porque quedaron huérfanos».

Lamentó que pareciera que por tantos años victimizados por el SIDA casi les resulta normal las pérdidas humanas, sobre todo en edades pediátricas. «Esto nos impacta mucho».

Al cierre del 2014 la mortalidad infantil en Swazilandia fue superior al 50 por ciento, lo que significa que más de la mitad de los nacidos vivos mueren durante su primer año, explicó la médica cubana.

La doctora Raquel Toledo reiteró la disposición colectiva de continuar esta labor solidaria que cumple allí una década y se siente sonreír cuando la reportera le pregunta sobre la lejanía, la familia Entonces responde «estamos bien, es el mensaje».

El Reino de Swazilandia es un pequeño estado soberano sin salida al mar, ubicado en las estribaciones orientales de los Montes Drakensberg, entre Sudáfrica y Mozambique.