Marula, leyenda y realidad

0
5836
La fruta del árbol marula, utilizado como alimento en regiones africanas y convertido en Sudáfrica en una deliciosa bebida cremosa, es parte de una leyenda que la vincula con los elefantes y otros animales salvajes… y con el matrimonio.

El árbol, que llega a alcanzar los 18 metros de alto y es autóctono de las praderas de África Austral, regiones occidentales de este continente y Madagascar, constituye una importante fuente de ingresos para comunidades rurales que recogen los frutos en un período de dos a tres meses cada año.

A nivel industrial todo el fruto es aprovechado, pulpa, nuez y pepitas, de las cuales se extrae aceite.

Del tamaño de una ciruela, con sabor a una mezcla de lichi, guayaba, manzana y piña, esta fruta tiene una piel de color amarillento, una pulpa perfumada y jugosa adherida a una nuez marrón que en su interior cuenta con dos o tres semillas ricas en aceite.

Identificado como el fruto de los elefantes o el árbol del matrimonio, este pariente del mango y el pistacho empieza a ser reconocido en otras partes del mundo por la producción en Sudáfrica del licor Amarula, preparado con azúcar, crema y la pulpa de este fruto.

En lugares donde la presencia humana es escasa, las frutas caen o son derribadas por elefantes que golpean su tronco para hacerlas bajar. En la tierra estas se fermentan y son consumidas por numerosos animales (monos, avestruces, jirafas) que se embriagan por su contenido alcohólico, que alcanza el 17 por ciento de su volumen.

Aunque durante años se ha dicho que los elefantes se embriagan luego de consumir el fruto, científicos desmintieron esa posibilidad teniendo en cuenta que esos animales, con un peso de cinco a seis mil kilogramos en los machos y dos mil 500 a tres mil en las hembras, necesitarían ingerir mil 500 marulas fermentadas para alcanzar ese estado.

Lo que es cierto es que estos paquidermos recorren kilómetros para encontrar el árbol con la única intención de consumir sus frutos.

LEYENDAS

Arqueólogos han demostrado la existencia del árbol desde hace miles de años y confirmaron su utilización nueve mil años antes de nuestra era.

Con gran contenido de proteínas y de vitamina C, además de antioxidantes y aceites absorbidos fácilmente por la piel para producir un efecto suavizante y nutritivo, la marula ha sido usada por generaciones como base de algunas bebidas alcohólicas de esta región del mundo, donde su recolección ha sido tradicionalmente tarea de las mujeres

En Namibia el árbol es venerado por ser una fuente fundamental de alimentos e ingresos y se aprovecha de numerosas formas, entre ellas brebajes preparados con su corteza para rituales purificadores antes del matrimonio, su madera para fabricar utensilios de cocina y sus aceites para preservar la carne.

De acuerdo con estudios alrededor del árbol de marula, desde hace miles de años las mujeres ponían a secar sus nueces bajo el ardiente sol de Namibia, que luego abrían para extraer las semillas con una técnica que al pasar de los siglos ha cambiado muy poco.

AMARULA

La Southern Liqueur Company de Sudáfrica presentó por primera vez en el mercado local esta bebida en 1989 con una etiqueta con la figura de un elefante, que acaba de retirar del logo como parte de la campaña de concienciación en esta nación contra el tráfico de marfil y la protección de estos gigantes para evitar su extinción.

Voceros de esa compañía indicaron que al eliminar la imagen del elefante de su etiqueta demuestran ‘nuestro compromiso con la lucha contra la caza ilícita para conseguir sus colmillos de marfil y salvarlos de desaparecer’.

Si no promovemos la conciencia para detener el comercio del marfil el elefantes desaparecerá, como lo hizo de nuestro logo, agregaron. El más reciente censo sobre vida salvaje indicó que en este continente existen actualmente unos 400 mil elefantes africanos.

La bebida Amarula es preparada con la fruta fermentada, que es añejada durante tres años para luego mezclarla con azúcar y crema.