Manifiestación en Tánger contra los altos precios de luz y agua

0
402

TangerMiles de personas se han manifestado este sábado en Tánger contra  los altos precios de la luz y el agua en la que ha sido la concentración más grande en el país desde las movilizaciones pro democráticas de 2011.

La manifestación de este sábado noche, según informa Reuters, fue la última de una serie de protestas que comenzaron hace dos semanas. Esto ha ocurrido un día después de que las autoridades y la compañía a cargo de los servicios de luz y agua, propusieran una serie de medidas para calmar el descontento provocados por los altos precios y la percepción sobre un pobre manejo de sus servicios.

El manejo del agua, los desperdicios y la electricidad en las ciudades de Tánger y Tetuán están, desde 2002, a cargo de Amendis, filial de la empresa francesa Veolia Environnement. Redal, otra subsidiaria de Veolia, opera en la capital, Rabat, Sale y los municipios de Temara y Buznika.

«Amedis vete a casa, Tánger no es tuyo», entonaron los miles de manifestantes concentrados en el centro de la ciudad, donde convergieron decenas de pequeñas agrupaciones de diferentes barrios. Según Reuters, cientos de policías antidisturbios fueron desplegados y ciertas calles se vieron cortadas.

Protestas de esta magnitud son poco frecuentes en Marruecos, donde el rey todavía mantiene la última palabra a nivel político. Ya en 2011, cuando las revueltas pro democráticas terminaron con los mandatos de los líderes de Túnez, Egipto y Libia, el Palacio logró calmar los ánimos con una combinación de reformas limitadas, inversión y aumento de la seguridad.

«Es suficiente. Hemos protestado durante años contra esta compañía» ha declarado Mohamed Tadlaui, uno de los organizadores de la manifestación. «Es la hora de que se marchen y que una compañía pública asuma el control».

Un comité formado por miembros del Ministerio de Interior, el Ayuntamiento de Tánger y Amandis, anunció el viernes que la compañía revisaría algunas facturas y que corregiría cualquier error que encontrara.

Por su parte, Amedis ha culpado al programa del Gobierno para rescatar la  empresa pública de electricidad ONEE, que impuso una nueva tasa de precios en 2014.

El año pasado las autoridades marroquíes bloquearon un acuerdo de 370 millones de euros entre Veolia Environnement y el fondo de inversión Actis, debido a disputas sobre las inversiones. Fuentes de la compañía y el Gobierno acabaron con el plan de venta y convencieron a las autoridades para que revisaran el plan de concesiones.