Isabel dos Santos pierde su imperio en solo un año

0
24

La revista Forbes eliminó a la hija del expresidente de Angola, Isabel dos Santos, de la lista de las personas más ricas de África, tras la congelación de la mayoría de sus activos por cargos de corrupción y lavado de dinero.

En el 2013, Forbes declaró a Isabel dos Santos la mujer más rica de África, con fondos estimados en 3.500 millones de dólares. En enero de 2020 la revista estimó su fortuna en 2.200 millones de dólares.

No obstante, actualmente, de acuerdo con Forbes, la mujer no tiene acceso a sus activos, valorados en 1.600 millones de dólares, que han sido congelados y es probable que no llegue a tener acceso a ellos. Por lo tanto Dos Santos ya no es multimillonaria. 

Según los resultados de una gran investigación revelados a principios de 2020 y más de 700.000 documentos filtrados sobre el imperio de los negocios de la multimillonaria, Dos Santos amasó su fortuna a través de la explotación de su propio país y de la corrupción. Tuvo acceso a lucrativos negocios relacionados con la tierra, el petróleo, los diamantes y las telecomunicaciones cuando su padre, José Eduardo dos Santos, fue presidente de Angola desde 1979 hasta el 2017.

Ahora, con su padre fuera del cargo, el imperio de la empresaria se ha venido abajo, con cargos de corrupción impuestos en su contra por su país, activos congelados por tribunales en tres naciones diferentes y una demanda que reclama cientos de millones de dólares en deuda impaga en un cuarto país, reporta Forbes. 

Cuando Angola anunció por primera vez los cargos contra Dos Santos a principios de 2020, varios medios reportaron que el país emitiría una orden de arresto internacional en su contra. No obstante, hasta ahora eso no ha sucedido.

Tampoco se puede considerar pobre a la hija del expresidente angoleño. Se dice que tiene una casa en una isla privada en Dubái, otra residencia en Londres y un yate de 35 millones de dólares. Además, es probable que tenga cuentas bancarias y activos que Forbes y las autoridades aún no han rastreado.