Inversión a futuro

0
499

Graduation ModelManuela Duque Cano
Periodista

Ayudar a los países empobrecidos mediante la donación de dinero no tiene sentido con una mala gestión. Una nueva iniciativa para la Cooperación al Desarrollo denominada Graduation Model se basa en aportaciones de recursos productivos con un paquete completo de servicios que incluyen formación, ahorros y salud. El objetivo es que estas herramientas permitan mantener unos medios de vida sostenibles sin perpetuar una dependencia de subsidios y ayudas externas.

La Cooperación al Desarrollo pretende promover el progreso económico y social, que sea sostenible y equitativo. No obstante, muchas políticas de ayuda internacional de  gobiernos y ONG, a pesar de ser bien intencionadas, son poco eficaces. Dambisa Moyo, una economista nacida en Zambia afirma que “los beneficiados por las ayudas estaban peor que antes, mucho peor, atrapados en un círculo vicioso de corrupción, dependencia del dinero de los países ricos y distorsión de sus mercados.”

Cuando ocurren crisis como el terremoto en Nepal, La donación de dinero puede ayudar a sobrellevar el sufrimiento y las necesidades primarias. Pero cuando hablamos de la crisis permanente en la que se encuentran todavía mil millones de personas en el mundo, las limosnas o los parches gubernamentales solo sirven como cortina de humo ante el verdadero problema. La pobreza extrema necesita una solución de raíz, un enfrentamiento con las causas y no con las consecuencias. Para lo cual, como afirma el médico y periodista Javier Sampedro, “se requiere una acción coordinada, inteligente y sostenida en el tiempo”

El proyecto Graduation Model tiene como finalidad abordar el problema de la extrema pobreza de forma integral y así brindar conocimientos a las personas para que dejen atrás la pobreza. La idea surgió gracias al Programa para el Desarrollo y la Generación de Ingresos de los Grupos Vulnerables que consistía en expandir el sistema estatal de provisión gratuita de cereales unido a una formación en habilidades productivas como el cuidado del ganado o el desarrollo de la agricultura. La aspiración era crear una solución a largo plazo para familias en situación de desamparo.

Este programa se amplió y se desarrolló en Etiopía, Ghana, Honduras, India, Pakistán y Perú con 21.000 personas en situación de pobreza. El objetivo era brindarles una variedad de medios de vida para elegir y una formación para gestionar estos nuevos recursos. Este proceso que duró dos años, iba acompañado por un equipo de asesores que visitaba las casas una vez a la semana para solucionar dudas y para animarles a ahorrar dinero en una cuenta para futuras emergencias. Además de impartirles formación en sanidad para evitar enfermedades.

Esta estrategia fue analizada por un equipo de investigadores que comprobaron su eficacia al comparar el resultado obtenido, con personas en una situación similar que no se involucraron en el proyecto. Al cabo de un año de independencia, los participantes habían adquirido un mayor nivel de vida debido a la estabilidad del negocio emprendido. Este aprendizaje no solo les permitió tener un sustento estable, también logró que tuvieran una vida propia, sin dependencias subsidiarias.

A pesar de que el gasto inicial para desarrollar este proyecto fue elevado, las ganancias obtenidas sobrepasan las inversiones. En Etiopía, la entrega de ovejas, cabras o colmenas, más el asesoramiento, costó 775 euros por hogar, pero por cada euro invertido, se generaron 2,6. Sin embargo, más que el claro beneficio económico, destaca el crecimiento y el desarrollo social que esto supone.

El modelo de graduación está diseñado para garantizar a las personas más pobres un modo de vida independiente que les ayude a mejorar su bienestar a largo plazo. De esta manera se podría romper con el círculo vicioso de la extrema pobreza. La famosa Cooperación al Desarrollo, además de ser bien intencionada, sería útil. Dar dinero a los más necesitados puede ser de ayuda en momentos de emergencia, pero compartir conocimientos que nos haga libres es una deuda que aún tenemos pendiente. Esta es la verdadera inversión a futuro.