Incendios amenazan áreas de la ciudad sudafricana del Cabo

0
45
Cientos de bomberos controlaron un fuego en la bahía Gordon de Ciudad del Cabo, mientras otro incendio iniciado anoche en Scarborough, un área residencial limitada rodeada por una reserva natural, amenaza viviendas cercanas.

Reportes desde la provincia de Cabo Occidental, que sufre una severa sequía, indicaron que más de 400 bomberos contuvieron las llamas en Gordon y la localidad de Simon, aunque temen que se pueda reiniciar si se acrecientan los vientos.

El incendio comenzó ayer y ha dejado parte de Ciudad del Cabo afectada por el humo. Todavía se pueden ver áreas que se queman en las partes altas de las montañas, dijeron voceros. Hasta el momento se reportan tres residencias totalmente destruidas y dos seriamente dañadas.

Las llamas se acercaron a Scarborough, donde unos 60 bomberos y 12 bombas se mantienen controlando la situación aunque se teme que el asentamiento informal de Red Hill, en las cercanías, podría ser afectado.

Vecinos de Scarborough que patrullan el área para alertar a la población dijeron que el incendio se encontraba a unos 50 metros de la reserva natural, muy cerca de las primeras viviendas de la localidad por lo que se evacuó a sus habitantes como precaución.

Diseñada como una villa de conservación en 1996, este reducido a grupo de pobladores está rodeado de un área protegida que se trata de recuperar luego de daños ambientales precedentes, al tiempo que se evitan nuevas catástrofes en su entorno.

Las autoridades informaron que algunas carreteras de esas zonas se mantienen cerradas.

La provincia de Cabo Occidental, y en particular Ciudad del Cabo, sufren una severa sequía debido a las irregulares lluvias de los últimos tres años, que han ocasionado la drástica reducción del agua disponible.

En Ciudad del Cabo las represas solo contienen el 37 por ciento de su capacidad y apenas el 27 por ciento es agua potable, muy por debajo del 62 por ciento reportado en 2016.

En septiembre, las autoridades de esa ciudad meridional sudafricana anunciaron severas medidas para controlar el suministro de agua, que se incrementarán si se agrava la ya tensa situación.