Eko Atlantic City, la Dubái africana llega a Nigeria en 2016

0
536

atlantic-cityReconocida por la buena economía, los estrafalarios automóviles, animales exóticos que corretean las calles como si de palomas se trataran o mansiones bajo el agua son algunos pequeños detalles que caracterizan Dubái. Esta ciudad es de las pocas que destaca por su riqueza, poderío y fortuna, pero ya tiene una gran competidora que abrirá sus puertas el próximo año.

Eko Atlantic City o la Dubái africana es el nombre del lujoso megaproyecto que la constructora South Energyx Ltd y el gobierno estatal de Lagos tienen entre manos para convertir la nigeriana Isla Victoria en una futura ciudad para multimillonarios. Con 10 kilómetros de terreno, se han extraído toneladas de arena del Océano Atlántico para recibir a 250.000 residentes y satisfacer las necesidades de alojamiento financiero, comercial, residencial y turístico de esta nueva metrópoli elitista.

Este desarrollo urbanístico tiene un impacto ambiental positivo, ya que uno de los objetivos es detener la erosión de la costa de Lagos debida a inundaciones y cambios climáticos. Para ello se ha puesto en marcha la construcción de La Gran Muralla con un diseño magnífico para soportar las peores marejadas y con más de 8 kilómetros de largo. A pesar de que el gobierno haya demostrado su preocupación, la solución solo ayudará a la jet set lagosense, que representa el 1% de los residentes.

Con la colaboración de inversores privados que incluyen bancos locales e internacionales como First Bank, FCMB, Access Bank Plc. and GT Bank in Nigeria, BNP Paribas Fortis y KBC Bank, Eko Atlantic aspira a convertirte en el 2020 en el núcleo comercial y financiero de toda África Occidental.

Poco a poco se aleja de un sueño para convertirse en una realidad, y es que el primer conjunto de edificios de oficinas estarán listos para su ocupación en el 2016. Repleto de avenidas arboladas, jardines, tres puertos deportivos, una avenida marítima con vistas de infarto, ostentosos hoteles y centros comerciales, será una ciudad ideal para vivir y trabajar. Un contraste total a la congestión y el tráfico de cada día en las calles de Lagos.

Sin embargo, muchas son ya las críticas de los residentes locales que sufren las consecuencias. El proyecto ha causado inundaciones, derribado postes de electricidad y obligado a los habitantes a trasladarse. Incluso en agosto de 2012 el Océano Atlántico aumentó a causa del dragado y se desbordó, barriendo así a 16 personas y regando Isla Victoria, Kuramo Beach y otras áreas cercanas.

De modo que el organismo encargado de la asistencia legal del proyecto, Legal Defence and Assistance Project (LEDAP), ha declarado que los acusados no realizaron una evaluación del impacto ambiental que tendrían las obras antes de embarcarse en su objetivo. Así, además de las víctimas, muchas comunidades pesqueras rurales que dependen de las aguas y océanos no pueden subsistir con esta situación.

La demanda fue presentada sin éxito y todavía se está esperando una respuesta para esta catástrofe natural.