Educación de calidad, una meta aún demasiado distante en el mundo

0
594


Por Ibis Frade

El acceso a la educación aparece como una meta demasiado distante para millones de niños y jóvenes de todo el mundo, en especial los que viven en países de escasos recursos en regiones como África.

De acuerdo con el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, la educación transforma vidas y está en el corazón de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Pero hace falta mayor compromiso de los líderes mundiales y acciones más fuertes para garantizar el acceso a la educación, coincidieron en la ONU representantes de distintos países y organizaciones.

Reunidos con motivo del Día Internacional de la Educación -el 24 de enero- diplomáticos y expertos apuntaron que esta es una fecha para llamar la atención sobre lo mucho que aún queda por hacer en esa área.

La subdirectora general de Educación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Stefania Giannini, destacó la necesidad de lograr una formación de calidad e inclusiva para todos.

Según dijo ante una pregunta de Prensa Latina, urge garantizar más acceso para las niñas, sobre todo en regiones como África, donde hay una alta prevalencia del matrimonio infantil y el embarazo precoz.

La brecha de género es dramática en muchas áreas, tal es el caso de África, que es una prioridad geopolítica para la Unesco, recalcó.

Además, dijo, la educación debería ponerse en el centro de las agendas políticas, pues es la base para el desarrollo de las sociedades.

También habló de la importancia de garantizar acceso a la enseñanza para los refugiados y migrantes: los Gobiernos deben tener en cuenta ese aspecto e incluirlos en sus sistemas pedagógicos, garantizarles clases en el idioma de la comunidad de acogida, entre otros, apuntó.

Giannini se refirió al rol de la educación superior y a cómo varía la calidad de la enseñanza entre una región y otra, lo cual impide que a veces determinadas competencias sean reconocidas.

La formación de profesores y la necesidad de ofrecer mayores habilidades digitales son otros dos aspectos que destacan entre los problemas detectados por la Unesco. Todo ello demanda más apoyo de la comunidad, recalcó la alta representante de esa organización.

Por su parte, el embajador de Nigeria ante la ONU, Tijjani Muhammad Bande, consideró que todavía queda un largo camino si se quiere garantizar la educación para todos.

Hay grandes retos por delante, como la capacitación de los profesores, un elemento esencial para una educación de calidad, subrayó.

Otros obstáculos se encuentran en la falta de espacios adecuados en las escuelas, por ejemplo, mencionó a las instalaciones sanitarias deficientes, que afecta en mayor medida a las niñas y adolescentes.

Si bien existen grandes brechas entre las diferentes regiones, observó el diplomático nigeriano, todos los seres humanos deben recibir una educación de calidad.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Noruega, Jens Frolich Holte, insistió en la necesidad de garantizar educación a las niñas y advirtió sobre la falta de acceso a las tecnologías en lugares como África y América Latina.

De acuerdo con datos de la Unesco, al menos 262 millones de menores de edad y jóvenes todavía no asisten a la escuela, mientras que 617 millones de niños y adolescentes no alcanzan un nivel mínimo en lectura y matemáticas.

En los países de bajos ingresos, los niños y jóvenes pobres tienen más de dos veces menos de probabilidades de completar la escuela primaria que los ricos, indican datos publicados por el Instituto de Estadísticas de la Unesco y el Informe de Seguimiento de la Educación Mundial.

Los niños en áreas rurales tienen más del doble de probabilidades de no asistir a la escuela que los niños que viven en áreas urbanas. Mientras solo el dos por ciento de las niñas más pobres en países de bajos ingresos completan la escuela secundaria superior.

Esos datos resaltan la necesidad de medidas urgentes para reducir las desigualdades y colocar a la educación entre las prioridades de los países del mundo.

La enseñanza es ‘una fuerza para la dignidad, la oportunidad y la paz’, consideró el titular del organismo multilateral, quien rememoró que mucho antes de servir en Naciones Unidas o de ocupar un cargo público en Portugal, fue profesor en los barrios humildes de Lisboa.

Guterres lanzó un llamado a un mayor compromiso político en ese sector, considerado fuerza impulsora para lograr los ODS.

Por primera vez, tras su proclamación el año anterior, el pasado 24 de enero se conmemoró el Día Internacional de la Educación con el fin de reconocer el papel de ese sector para la paz y el desarrollo.

La sede de la ONU en Nueva York acogió en esa fecha un evento para llamar la atención sobre los escasos progresos encaminados a lograr el Objetivo 4 de los ODS: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje.

Según Naciones Unidas, una enseñanza de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible.

El Día Internacional de la Educación fue proclamado por la Asamblea General de la ONU en diciembre pasado, en una resolución en la cual los Estados miembros reconocieron el papel fundamental de la formación del ser humano para construir sociedades más resilientes, inclusivas y pacíficas.