Devela presidente sudafricano estatua del luchador Oliver Tambo

0
363
El presidente Jacob Zuma participó en varias actividades por el centenario de Oliver Tambo, uno de los padres fundadores de la liberación de Sudáfrica, a quien consideró un luchador por la justica, los derechos humanos y la igualdad.

El mandatario develó una estatua de Tambo -de bronce y 2,5 metros de alto- en el área de recepción de viajeros del aeropuerto de Johannesburgo que lleva su nombre (OR tambo) y un busto del desaparecido líder en el zona de Tráfico Aéreo y Servicios de Navegación de esa instalación, que a partir de hoy también llevará su nombre.

En su discurso, Zuma dijo que Tambo dirigió el Congreso Nacional Africano (ANC) durante los momentos más difíciles de la lucha de liberación, cuando la organización estaba ilegalizada y operaba en la clandestinidad. Él fue el aglutinador de las muchas facetas del ANC durante ese difícil período, puntualizó.

Al honrar a este hombre que cumpliría 100 años el venidero 27 de octubre, el presidente recordó que este patriota dedicó su vida adulta a la incansable búsqueda de la liberación de Sudáfrica y su pueblo, y dejó un legado indeleble para todos los sudafricanos, no solo para los militantes del ANC.

Por esa razón, agregó, el gobierno sudafricano decidió que el año 2017 fuese dedicado a él bajo el lema ‘Vida y Legado de OR Tambo’.

Este es un año de unidad en acción por parte de todos los sudafricanos, cuando impulsamos el avance del país, expresó el Presidente.

Rememoró que Nelson Mandela en el panegírico en su honor dijo que ‘Oliver vivió no porque podía respirar y corría sangre por sus venas… sino porque se había entregado al pueblo’.

Creador de la Liga Juvenil en 1944 junto a Mandela, Walter Sisulu y otros, Tambo infundió a la organización nuevas ideas que fueron fundamentales para la transformación del ANC y Zuma subrayó que él fue quien por más tiempo presidió este movimiento contra el régimen del apartheid.

Destacó su carácter, disciplina y altos principios y su convencimiento de que Sudáfrica y su pueblo no le debían nada porque los había servido con amor y desinterés.

Zuma también se refirió a que Tambo consiguió el apoyo internacional a la causa contra el régimen de segregación racial, que condujo a la liberación de Mandela y otros prisioneros políticos, y que su hábil diplomacia logró también al reconocimiento del ANC por las Naciones Unidas y la Organización para la Unidad Africana.

Apuntó que la declaración del apartheid como un crimen contra la humanidad se debió a su incansable liderazgo en la lucha internacional y con la ayuda de gobiernos africanos, el presidente Tambo estableció misiones en Egipto, Ghana, Marruecos y el Reino Unido, que llegaron a sumar 27 en el año 1990.

Oliver Tambo no ha muerto porque los ideales por los cuales sacrificó su vida nunca morirán. Él continuará inspirándonos en la progresión de la misión de construir una Sudáfrica unida, próspera, no racial y no sexista, concluyó el mandatario.