Defienden en Angola a ancianos, considerados biblioteca de África

0
718
Considerados verdaderas bibliotecas en África, autoridades angoleñas exhortaron a la protección económica, social y sanitaria de la población anciana del país.

Muchos de los conocimientos en el continente son adquiridos de manera informal y no mediante el rigor de las escuelas, abundó el director nacional de Integración Social de Personas con Deficiencia del Ministerio de Acción Social, Familia y Promoción de la Mujer, Humberto Costa.

Al intervenir en un conversatorio sobre el Día mundial de la tercera edad, que se celebra mañana, Costa ejemplificó que numerosas parteras tradicionales no saben leer ni escribir, pero comparten sus saberes con otros.

El directivo mencionó entre los desafíos de la longevidad el aseguramiento de servicios especializados de salud.

Tenemos más médicos que en 1975 (cuando se declaró la independencia), pero no abundan los especializados para atender ese sector etario, añadió.

Igualmente resulta necesaria la creación de redes de protección y de solidaridad social como parte de la implementación de políticas públicas para el sector, expuso en el Centro de Prensa Aníbal de Melo, de esta capital.

Tras comparar la realidad mundial con la angoleña, explicó que mientras en el mundo la lucha es por vivir 75 años, ‘aquí no estamos en esa meta todavía’.

A nivel global 12,3 por ciento de la población mundial es mayor de 60 años, y en Angola es solo 2,4 por ciento de sus 28 millones de habitantes, o sea unos 600 mil.

En materia de problemas de los ancianos, Costa mencionó los sanitarios en primer lugar con dolencias recurrentes en ese ciclo como la hipertensión arterial, la demencia, la osteoporosis, neumonías, cataratas, parkinson y alzheimer.

También se refirió a condicionamientos económicos y sociales como la falta de recursos, el abandono y el agravamiento de las condiciones de salud, higiene y alimentación.

Entretanto, la presidenta de la Asociación de Amistad y Solidaridad con la Tercera Edad, Emilia de Almeida, llamó a reflexionar sobre la atención a los adultos mayores, para ayudarlos a librarse de la violencia y de la soledad.

El día debe ayudarnos a reflexionar, expuso de Almeida, al frente de esa organización de la sociedad civil, creada en noviembre de 2002.