FAO insta a considerar cambio climático en producción alimentaria

0
280

FAO dgEl director general de la FAO, el brasileño José Graziano da Silva, instó a los países a cambiar a sistemas alimentarios más sostenibles, y reforzar las medidas para mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático.

La máxima figura de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) hizo el llamado a los participantes del Séptimo Salón Internacional de la Agricultura en Marruecos.

Sobre la urgencia propuesta afirmó que el cambio climático tiene el potencial de reconfigurar el escenario de la producción alimentaria del planeta.

Dicho fenómeno, apuntó, reintrodujo un elemento de incertidumbre, tras décadas en las que el hambre se debía más a la falta de acceso a medios para producir o comprar alimentos, que a la falta de suministros a nivel mundial.

Da Silva advirtió que los más pobres del mundo son particularmente vulnerables, pues no sólo tienen menos medios para reaccionar, sino que tienden a vivir en zonas marginales, donde se siente aún más el impacto del cambio climático en la agrícultura.

También hizo referencia a las recientes conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que reflejan estas preocupaciones y pidió actuar con urgencia.

El director general de la FAO destacó el aporte de la agricultura familiar como herramienta para el desarrollo y la estabilidad rural, sobre lo cual recordó que las Naciones Unidas han declarado 2014 el Año Internacional de la Agricultura Familiar.

Durante su intervención señaló que el cambio climático es un reto que, tanto las grandes explotaciones familiares modernas como los pequeños agricultores familiares, deberán afrontar.

Afirmó que es una cuestión que abarca una amplia gama de prioridades del desarrollo, entre ellas la erradicación del hambre, el apoyo a la producción sostenible, la reducción de la pobreza rural, la mejora de los mercados alimentarios y la creación de resiliencia.

Indicó que unos 500 millones de explotaciones familiares representan alrededor del 80 por ciento del total de esas áreas a nivel mundial, pero que entre ellas figuran también muchos de los hogares más vulnerables del mundo.

Los agricultores familiares alcanzan cerca del 70 por ciento de todos los núcleos con inseguridad alimentaria en las zonas rurales de los países en desarrollo.