Bandi Mbubi, activista del Congo: «Es hora de pedir tecnología de comercio justo»

0
454
Coltán de sangre
Coltán de sangre

Desde este lunes y hasta el sábado tiene lugar por primera vez en Londres la Campus Party, un encuentro en el que unos 10.000 aficionados a la tecnología y los videojuegos acampan alrededor del pabellón O2 Arena para llevar a cabo talleres, cursos y también debates o mesas redondas.

Entre las decenas de charlas que se están llevando a cabo y que se pueden seguir por streaming, el fundador y uno de los directores de la organización benéfica Congo Calling, el activista Bandi Mbubi, ha hablado sobre el conflicto del coltán en su país, la República Democrática del Congo (RDC).

El Congo cuenta, según ha indicado Mbubi, con lamayor parte de las reservas de coltán del mundo, un mineral óxido que se emplea para fabricar algunos componentes electrónicos que están en los dispositivos que usamos a diario, como móviles, tabletas, videoconsolas u ordenadores portátiles.

El país centroafricano también es conocido por tener la mitad de la reserva dediamantes del mundo y muchos otros minerales, como el cobre y el oro.

Sin embargo, Mbubi ha subrayado que es «importante preguntarse de dónde vienen los minerales» con los que se fabrican nuestros dispositivos. «Tenemos que preguntarnos cómo se producen y qué opciones tenemos para cambiar esta situación», ha señalado. Y es que la historia del Congo, un país muy rico en recursos naturales, ha estado salpicada de sangre por las condiciones que han vivido las personas que trabajaban en las minas.

Coltán de sangre

El activista congoleño ha señalado que durante el reinado de Leopoldo II de Bélgica, a principios del siglo XX, el monarca impuso condiciones «draconianas» para la extracción de minerales. Existía un mínimo de material que extraer y si no se llegaba las autoridades cortaban a los esclavos manos, pies o los miembros de sus familiares. «El Congo ha vivido una explotación inmoral e ilegal», ha denunciado Mbubi, quien ha manifestado que en el país se han cometido «terribles atrocidades».

En los últimos años, la RDC ha sufrido dos guerras civiles; la primera, en 1996 para derrocar al dictador, el general Mobutu. El coltán ha sido clave en las guerras puesto que los grupos armados implicados han traficado con el mineral para comprar armas y continuar el conflicto. «No lo hacen solos, el material se pasa de contrabando a otros países, acaba en China y allí se refina, y se obtiene el tantalio», ha explicado.

Materiales procedentes de países en conflicto

El director de Congo Calling ha señalado en su conferencia de la Campus Party que hay compañías tecnológicas que utilizan coltán comprado al Congo y ha instado a los consumidores a exigir a las compañías a las que compran: «No queremos dispositivos bañados en sangre».

El objetivo es, ha dicho, que las esas empresas presionen a los proveedores de materia prima para saber de dónde vienen los minerales y se cambie el nexo entre los recursos naturales y financiación de la guerra.

Mbubi ha explicado que un proyecto de EE. UU. está luchando contra el genocidio y para que las compañías de todo el mundo se preocupen por la procedencia de los materiales. «Ha habido resistencia en la industria tecnológica a investigar. Para los que sufrimos es duro, ya que la gente ha sido torturada, esclavizada y asesinada«, ha contado.

El congoleño también ha hablado de Fairphone, un móvil que garantiza que desde su extracción hasta su exportación está sujeto a un comercio justo para quienes trabajan en él.

Qué podemos hacer los consumidores

Bandi Mbubi ha invitado a todos los consumidores a enviar mails a los diputados de cada país para pedirles que pare el comercio de minerales de países en guerra; que escriban a sus compañías de móvil para hacerlas saber que no están de acuerdo con que se extraigan materiales de lugares en conflicto o seguir a su organización enTwitter y/o Facebook. En su página incluyen modelos de carta para enviar a autoridades y empresas.

La organización a la que representa, Congo Calling, trabaja por tres objetivos: crear una masa de consumidores que pidan productos libres de conflicto; actividades de lobby para que se impongan prácticas comerciales éticas en Estados Unidos, Reino Unido y la UE y conseguir que las compañías sigan la guía de la OCDE para que prescindan de minerales procedentes de paíes en conflicto.

VICKY BOLAÑOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here