Canal de Suez, más que una vía fluvial para Egipto

0
1114

Canal de SuezPor Manuel Vázquez *

Para los egipcios, desde 1869 el Canal de Suez es mucho más que una vía acuática, pues lo califican como una arteria viviente, punto de encuentro de civilizaciones, que ha posibilitado el crecimiento de numerosas comunidades urbanas en sus riberas.

Mediante su continuo desarrollo por aproximadamente siglo y medio, se ha adaptado a la evolución, y la ha motivado, de nuevas tecnologías en la construcción naval y el traslado marítimo de mercancías a grandes distancias.

Ahora, en medio de circunstancias globales dinámicas, según Mohab Mameesh, jefe de la autoridad administrativa de esa vía marítima, se apresta a cumplir con los requerimientos propios del siglo XXI.

Así, y para garantizar el futuro (económico) de Egipto, según explicó el funcionario, se acomete en estos momentos el pleno desarrollo de los tres grandes puertos del Canal de Suez y seis zonas industriales en el área.

En conferencia ofrecida en la ciudad portuaria de Ismailia, Mameesh explicó que para cumplimentar ese objetivo es necesario crear nuevos puertos, desarrollar los actuales y edificar nuevas instalaciones industriales.

De esa manera, la zona del Canal de Suez, que hoy día es el principal generador de ingresos de Egipto, acotó, servirá a las crecientes demandas del comercio mundial, por el bienestar de las futuras generaciones del país.

Al develar parte de los planes para el ulterior desarrollo del Canal, el funcionario enfatizó en la necesidad de estar preparados para enfrentar los futuros y previsibles desafíos tanto a nivel nacional como global.

Ello es imprescindible, enfatizó, pues vivimos en un mundo cambiante, con fluctuaciones en las producciones y los mercados, y en ese contexto debemos ser identificados como la mejor opción por los transportistas del mundo para enviar sus mercancías.

El 2016, vaticinó, será el año de las compañías inversoras en el área de desarrollo del Canal, lo cual estará facilitado por la realización los días 22, 23 y 24 de febrero de la Primera Conferencia Global sobre el Canal de Suez, en El Cairo.

Durante 2015, según cifras aportadas por Mameesh, el tráfico a través de esa vía interoceánica experimentó un destacado crecimiento en respecto al año precedente.

Así, ejemplificó, en 2015 el número de barcos que cruzaron por el canal aumentó en 335, para un dos por ciento de incremento en relación con 2014, mientras el tonelaje neto declarado subió en un 3,7 por ciento.

Como consecuencia, resumió, también se elevaron los ingresos de Egipto por ese concepto entre 2014 y 2015.

Ese crecimiento económico se logró, argumentó Mameesh, a pesar del marcado declive en los precios del petróleo, desde una media de 100 dólares el barril en 2014, a aproximadamente 51 en 2015.

Para 2016 se espera que esa tendencia afecte negativamente -a corto plazo- los ingresos del área de desarrollo del Canal de Suez, toda vez que en enero el barril de petróleo se cotizaba a un promedio de 30 dólares.

Asimismo, añadió, entre los previsibles afectos negativos se cuenta la disminución del crecimiento de la economía de China, cuyas exportaciones hacia Europa -que no ha alcanzado el crecimiento económico esperado- pasan por el Canal.

Sin embargo, aún en medio de esas circunstancias globales, mantenemos nuestros proyectos de desarrollo de la zona, tanto en el propio Canal como en las áreas circundantes, reveló Mameesh.

Entre otras iniciativas al respecto, mostró el funcionario, en estos momentos planeamos un nuevo canal exclusivo para Puerto Said, en la costa mediterránea, de manera que los buques que se dirijan a él no tengan que ocupar un lugar en el tráfico del Canal, como ocurre hasta ahora.

Paralelamente al desarrollo de la infraestructura, Mameesh aseguró que las autoridades de Egipto trabajan en la implementación de un conjunto de políticas de mercado flexibles que faciliten las esperadas inversiones foráneas en la zona.

De acuerdo con especialistas locales, toda la zona del Canal resultará clave por sus servicios únicos para la implementación de la nueva Ruta de la Seda impulsada por China para unir el Lejano Oriente con Europa mediante una red de carreteras, ferrocarriles, aeropuertos y puertos marítimos.

Junto al nuevo canal -una vía marítima paralela con una extensión de unos 70 kilómetros inaugurada en agosto de 2015 tras sólo un año de trabajos-, el Canal de Suez deberá seguir aportando de manera decisiva al comercio de todo el mundo, concluyó Mamesh.

*Corresponsal de Prensa Latina en Egipto.