Adriaan Calitz admite negligencia en caso Marikana

0
361

policier sud-africainEl brigadier sudafricano Adriaan Calitz admitió que fue negligente al no registrar correctamente los sucesos de la tragedia de Marikana, en agosto de 2012, cuando una arremetida policial causó la muerte a 34 mineros.

Las declaraciones de Calitz fueron emitidas ante la Comisión Investigadora liderada por el juez Ian Farlam y que analizará hasta el 30 de abril testimonios relacionados con los hechos ocurridos en el yacimiento de la empresa británica Lonmin, en la provincia North West.

Según el brigadier, en la jornada fatal también dos agentes de la policía fueron asesinados a machetazos por los mineros en huelga, pero esos eventos no aparecen en las bitácoras de las autoridades en el terreno en aquel momento.

Interrogado por el delegado de la Asociación de Mineros y Sindicato de la Construcción, Anthony Gotz, Calitz admitió además que al menos un miembro de la policía podría haber utilizado una escopeta de perdigones contra los trabajadores huelguistas.

Ese tipo de municiones están prohibidas por la ley, nadie en posesión de una licencia para un arma de fuego puede comprarlas, recordó Gotz.

El abogado de las víctimas Dali Mpofu dijo que el oficial simplemente intenta distorsionar la verdad y la realidad es que ordenó disparar contra los obreros en la mina cercana a Rustenburg.

Según Mpofu, cuando Calitz ordenó a sus sargentos participar activamente en la represión de la protesta, quiso decir disparar con munición real contra cientos de manifestantes.