Venezuela, ¿un asunto del Consejo de Seguridad de la ONU?

0
186

El Consejo de Seguridad de la ONU se encarga de asuntos que amenazan la paz y estabilidad mundial, pero hoy Estados Unidos pidió abordar la situación en Venezuela, que solo compete a los ciudadanos de ese país.

Ese fue el criterio expresado por el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al canciller venezolano Jorge Arreaza en su reciente visita a la sede del organismo multilateral en Nueva York, el pasado 16 de enero.

Aún así, la representación estadounidense en la ONU presionó con el fin de realizar una sesión de emergencia sobre Venezuela, que no es considerada por miembros como Rusia un tema para discutir en ese organismo.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, asistirá a la reunión de este sábado en el órgano de 15 miembros, anunció el vocero adjunto de esa instancia gubernamental, Robert Palladino.

Según indicó el portavoz, Pompeo instará a los miembros del Consejo y a la comunidad internacional a respaldar al autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, quien es el titular de un parlamento en desacato.

Hace dos días, en un nuevo acto injerencista, el mandatario estadounidense, Donald Trump, reconoció a Guaidó como mandatario.

Frente al intervencionismo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien fue ganador en las elecciones, decidió romper las relaciones diplomáticas con la nación norteña.

También denunció que Washington dirige una operación para imponer un golpe de Estado con un Gobierno subordinado a sus intereses: por eso aceptó un mandatario por vías no constitucionales, mientras trata como ilegítimo al presidente que resultó ganador en los comicios.

En medio de ese contexto, la delegación estadounidense comenzó a presionar para llevar al Consejo de Seguridad el tema de Venezuela, como ha hecho en otras ocasiones con Estados del área que le son desafectos, como Nicaragua.

La situación en Venezuela es un asunto interno de ese país y no tiene por qué debatirse en el Consejo pues no forma parte de su agenda, señaló a la prensa el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia.

China también defiende la tesis de la no injerencia en los asuntos internos de los estados miembros de Naciones Unidas.

Por su parte, el embajador de Sudáfrica en ONU, Jerry Matjila, señaló que es poco probable encontrar una posición unificada al respecto en el Consejo de Seguridad.

Este jueves, el secretario general de la ONU, António Guterres, destacó la necesidad urgente de que todos los actores relevantes se comprometan a un diálogo político, inclusivo y creíble en Venezuela.

Además, enfatizó en que las partes deben evitar aumentar las tensiones y la violencia: es esencial que el Gobierno y los actores políticos busquen una solución negociada, con respeto a los derechos humanos y leyes internacionales.

El Gobierno de Caracas ha llamado al diálogo a los sectores de derecha en reiteradas ocasiones durante los últimos años, en los cuales se realizaron varias negociaciones, aunque en el último intento la oposición abandonó la mesa de diálogos sin ofrecer explicaciones.

La víspera, Maduro aseguró que de ser necesario visitará la sede de la ONU en Nueva York para defender la soberanía de su país.

Cada vez que quieran debatir sobre Venezuela en el Consejo de Seguridad, bienvenido sea, pediré la visa para acercarme personalmente al intercambio, dijo en una conferencia de prensa desde el Palacio de Miraflores.

Maduro precisó que el canciller de la República, Jorge Arreaza, llevará ante el organismo multilateral la verdad sobre la realidad venezolana, el intento de golpe de Estado y el irrespeto de la derecha a la Constitución.

Igualmente, no descartó la posibilidad de diálogo con las autoridades de Washington. No obstante, consideró que al presidente, Donald Trump, y a su gabinete la arrogancia y la prepotencia ‘los ciega, los vuelve locos’.

Esa actitud impide el intercambio bilateral porque Estados Unidos no quiere dialogar, resaltó.

Pese a ello, Caracas insiste en la búsqueda de un entendimiento, porque defiende la paz y no la violencia: el camino para dirimir los conflictos es el diálogo, subrayó el presidente venezolano.

Por su parte, el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, alertó que un sector de la oposición quiere volver a las ‘guarimbas’ -hechos de violencia política en las calles-, a las cuales calificó de acciones de guerra.