Trípoli se opone al ascenso de un «criminal de guerra»

0
322

Khalifa HaftarEl gobierno autoproclamado en Trípoli ha criticado la decisión del Ejecutivo oficial de designar al exgeneral Jalifa Haftar como comandante del Ejército, ya que consideran que es un «criminal de guerra» y que su designación sólo aumentará la división.

El vicepresidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Representantes –el Parlamento instalado en Tobruk y reconocido por la comunidad internacional–, Tarek Saqer Juroushi, ha confirmado el nombramiento y que Haftar tomará posesión entre este martes y este miércoles.

Trípoli, como era de esperar, ha cargado contra el principal aliado militar de la administración rival. «Jalifa Haftar es, para nosotros, un criminal de guerra, por lo que complicará las cosas», ha lamentado el portavoz del Parlamento designado en la capital, Omar Hmaidan.

El nombramiento de Haftar, un antiguo aliado del coronel Muamar Gadafi que posteriormente se sumó a la revolución en su contra, podría complicar los esfuerzos de Naciones Unidas para lograr un acuerdo entre las dos facciones que se disputan el poder en el país norteafricano.

Haftar ha fusionado las fuerzas irregulares bajo su mando con las tropas del Ejército para combatir a los grupos islamistas. También ha atacado al grupo Amanecer Libio, que se ha hecho con el control de Trípoli y ha establecido su propio Gobierno con sede en la capital del país.