Presidente sudafricano llama a la unidad en bien de un futuro mejor

0
112

Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica y del gobernante partido ANC, afirmó hoy que este es un momento histórico en que sus ciudadanos deberán escoger entre un pasado de conflicto e ira y un futuro de paz y estabilidad.

En su último discurso antes de la celebración de elecciones generales el próximo 8 de mayo, celebrado en el estadio Ellis Park de Johannesburgo con la asistencia de más de 70 mil personas, el líder sudafricano dijo que ‘escogemos avanzar, la esperanza en vez de la desesperación, la renovación frente a estancamiento y el crecimiento versus la disminución.

Ramaphosa subrayó que ese fue el mensaje que el pueblo le transmitió durante su campaña electoral a través del país, al reunirse con obreros, mineros, campesinos, artesanos, enfermeras, estudiantes, artistas y pensionados, entre otros muchos.

Nos reunimos con personas cuyas vidas fueron transformadas en estos 25 años de democracia, pero también con quienes carecen de trabajo, de vivienda adecuada, de una educación superior, y viven sin acceso al agua potable y no cuentan con facilidades sanitarias adecuadas, precisó.

El mandatario expresó asimismo que conoció a impedidos físicos que sufren discriminación al tratar de acceder a la educación y empleos, a jóvenes y viejos, hombres y mujeres negros, blancos y mestizos y ‘escuchamos muchas voces sobre sus aspiraciones, preocupaciones y frustraciones’.

En ese sentido, Ramaphosa señaló que ‘nos recordaron los logros de 25 años en construcción de viviendas, creación de empleos y ampliación del acceso a la educación, pero también criticaron nuestras deficiencias y nos indicaron dónde fracasaron los servicios, en qué lugares no se mantuvo la infraestructura… 

Refirieron, agregó, sus frustraciones ante el lento avance de la economía y los efectos de la pobreza y el desempleo, de las dificultades que enfrentan con cuentas por pagar, y al sufrir el incremento del costo de los alimentos, combustibles y transporte, entre otros obstáculos.

No obstante estos planteamientos directos y sin rodeos, ellos saben que el Congreso Nacional Africano (ANC) es el único que puede enfrentar esas preocupaciones, subrayó el jefe de Estado y Gobierno.

‘Hemos cometido errores y aceptado las críticas de lo mal hecho sin reservas’, expresó el líder sudafricano quien puntualizó que ‘estamos listos para trabajar junto con todos los sudafricanos para construir un país en el que todos prosperen’.

Durante su discurso, Ramaphosa se refirió a los esfuerzos que realiza su gobierno para incrementar las inversiones en el país, que propiciarán construir industrias, minas, granjas y refinerías necesarias para crear trabajos y facilitar una economía más competitiva que elevará los niveles de crecimiento inclusivo.

Abordó asimismo nuevos planes de educación, salud pública y reforma agraria.

El líder del ANC destacó la importancia que su partido ofrece al sector femenino de la población, lo cual está demostrado en que el 53 por ciento de sus candidatos en estas elecciones parlamentarias, de gobiernos locales y de la Presidencia son mujeres.

Reafirmó por otra parte que ‘nunca entregaremos nuestra libertad a la corrupción y la captura del estado… lucharemos con todos los medios a nuestra disposición para asegurar que quienes ocupen posiciones de autoridad llevarán a cabo sus responsabilidades teniendo solo en cuenta el interés público’.

También aseveró que pagarán sus culpas todos los responsables de corrupción y de haber facilitado acceso ilícito al sector privado para aprovecharse en beneficio propio de los recursos del Estado.

Insistió en que ‘reconocemos los errores cometidos y cómo el patrocinio y la corrupción han erosionado la confianza popular y socavado nuestra capacidad de servir los intereses de todos los sudafricanos’, y añadió que ‘por esa razón el ANC ha estado trabajando arduamente para restaurar la integridad de este movimiento’ que lideró la lucha contra el apartheid.