Miles de manifestantes argelinos exigen cambios en sistema político

0
115

Miles de estudiantes argelinos marcharon hoy de nuevo por las principales arterias de esta capital para exigir cambios en el sistema sociopolítico y la salida de centrales figuras del actual gobierno transitorio.

Los inconformes, que desfilaron desde la Plaza de los Mártires hasta el centro de Argel por décimo octavo martes consecutivo, pidieron a través de consignas y pancartas que abandone su cargo el presidente Abdelkader Bensalah.

También, como en anteriores ocasiones, demandaron deje el poder el primer ministro, Nuredin Bedoui, y el presidente de la Asamblea Nacional del Pueblo, Mouad Bouchareb, reseñaron medios televisivos locales.

Representantes del Consejo de la Unión Nacional de Médicos Especialistas en Salud Pública, ratificaron, en ese contexto, la adhesión del organismo sindical al movimiento popular que desde hace casi cuatro meses reclama transformaciones de orden político y social.

Defendieron, por otro lado, el principio de avanzar en este país del norte de África hacia un período de transición de seis meses, como máximo un año, con el objetivo de crear favorables condiciones que garanticen futuras elecciones presidenciales transparentes.

Recientemente la sociedad civil de Argelia, representada por diversas organizaciones cívicas, instó a acelerar la transición democrática y el diálogo nacional como vías para solucionar la situación de crisis política que vive hoy este estado.

Como parte de una hoja de ruta, además de abogar por el establecimiento de una transición de seis meses, las estructuras civiles pidieron la creación de una instancia presidencial con una personalidad de consenso y un Ejecutivo de competencias nacionales.

Asimismo, plantearon crear una comisión independiente que dirija, organice y declare los resultados de los proyectados comicios, ‘garantizando los mecanismos de control’.

Desde el 22 de febrero pasado miles de argelinos, incluidos estudiantes, participan en manifestaciones y huelgas que tuvieron su génesis en la desaprobación de un quinto mandato del entonces gobernante Abdelazis Bouteflika, quien dimitió a principios de abril último al calor de fuertes presiones sociales.