La inmigración domina la campaña para los comicios del 4 de marzo en Italia

0
258

El tema de la inmigración domina la campaña para los comicios del 4 de marzo en Italia, con afirmaciones que no siempre se ajustan a la realidad.

Según el Instituto Italiano de Estadística (Istat), los extranjeros con documentos que residen en Italia son cinco millones sobre una población de 60,5 millones de habitantes, es decir el 8%.

La mayoría son rumanos (23%) seguidos por albaneses (9%), marroquíes (8%), chinos (5,5%), ucranianos (4,5%), filipinos (3,3%) e indios (3%). Trabajan en pequeños negocios, como empleados domésticos o en la agricultura.

En los últimos cuatro años han llegado 690.000 extranjeros, en su mayoría provenientes de África subsahariana. Buena parte de ellos, unos 500.000, según las estimaciones, son indocumentados, ya que les han negado la visa o se les ha vencido.

Cerca del 70% de los italianos cree que hay demasiados, según el centro de estudios Eurispes.

Según el centro de estudios especializado Idos, los inmigrantes legales aportan al Estado entre 2.100 y 2.800 millones de euros, mucho más de lo que perciben como jubilaciones y reembolsos, dado que muchos son relativamente jóvenes.

Italia desembolsó más de 4.200 millones de euros en 2017 para atender el flujo de inmigrantes ilegales vía mar. Un 18% fue destinado para el rescate en el mar, 13% para asistencia médica y 65% ??para instalar a los que solicitan asilo.

A finales de enero, residían en estructuras privadas de la península 182.000 inmigrantes, repartidos en el 40% de las municipalidades, a las cuales el Estado compensa con 35 euros por persona y por día.

– ‘Frenar el fenómeno’ –

Los candidatos de derecha, así como aquellos del Movimiento 5 Estrellas, han prometido detener el flujo de inmigrantes que llegan por el mar Mediterráneo y organizar su expulsión.

Para frenar ese fenómeno que obsesiona a los políticos de derecha, el gobierno de centro-izquierda firmó unos controvertidos acuerdos con milicias en Libia, país sumamente inestable y al que han denunciado por los malos tratos a los inmigrantes. Gracias a esos acuerdos, se redujeron de un 70% en 2017 las llegadas de inmigrantes.

El ministerio del Interior indicó también que las expulsiones de inmigrantes aumentaron de 5.817 en 2016 a 6.514 en 2017.