Sin acuerdos, pero sigue el diálogo entre Marruecos-RASD

0
130


Por Juan Carlos Díaz Guerrero

Si bien la segunda ronda de conversaciones entre Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) terminó sin acuerdos, la reunión sirvió para continuar el diálogo y resolver la disputa histórica de la autodeterminación.

Precedido por un primer encuentro en diciembre de 2018, el de ahora en Ginebra, los días 21 y 22 de marzo, sí dejó en claro que la búsqueda de una solución negociable no resultará nada fácil para los interlocutores en medio de la desconfianza.

El propio comunicado divulgado por los dialogantes y garantes, Argelia y Mauritania, dio muestra de ello cuando planteó que las delegaciones coincidieron en que se requiere ‘lograr más confianza’.

Un atisbo de esperanza fue el reconocer que los dos países ‘tuvieron discusiones a fondo’ sobre cómo lograr una solución política aceptable para ambas partes sobre la base de que sea ‘realista, viable y duradera’.

Horst Kohler, enviado personal del secretario general de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, al finalizar la reunión el viernes reconoció ante la prensa que son muchas las cosas a resolver y las posiciones divergentes.

El alto funcionario de la ONU fue enfático al afirmar que nadie debe ‘esperar una solución rápida’.

No obstante, admitió que pese a las posiciones encontradas que marroquíes y saharauies se sienten a conversar resulta importante para fomentar la confianza.

Kohler llamó a las partes a explorar y realizar acciones más allá de la mesa de conversaciones.

En un comunicado de la cancillería de la RASD, su ministro del exterior Mohamed Salem Uld Salek fijó posiciones de principio al recordar la lucha de su pueblo que data de 1968, cuando se enfrentaron al colonialismo español por su independencia.

‘El pueblo saharaui existe y su Estado, la RASD, constituye una consagración de una realidad nacional, regional y continental que no se puede ignorar’, remarcó.

Uld Salek recordó los postulados que hacen de la autodeterminación un principio imperativo del Derecho Internacional para las Naciones Unidas y los Estados.

Al respecto, rememoró la Resolución 1514 de la Asamblea General de la ONU referida a la independencia de los países y pueblo colonizados, y la 1541 que luego determinó las opciones que ofrece ‘el derecho a la autodeterminación’.

El canciller saharaui mencionó la independencia y la asociación e integración con un Estado independiente como opciones, afirmó que el colonialismo no es sinónimo de pragmatismo y aseguró que ‘todo esfuerzo por darle visos de legalidad (a la ocupación) es un intento vano e inútil’.

Para el Ministerio de Relaciones Exteriores de la RASD, una solución pacífica y de común acuerdo impone a Marruecos renunciar definitivamente a la política de ocupación y limitarse a las fronteras del país reconocidas internacionalmente.

Ese reino mantiene sometido al pueblo saharaui bajo la ocupación territorial, con la consiguiente expoliación permanente de sus recursos, la represión sistemática de militares y policías, además de mantener en sus cárceles a medio centenar de presos políticos, nueve de ellos condenados a cadena perpetua.