Opiniones divididas en Argelia sobre nuevo gobierno interino

0
183

El nombramiento por el presidente Abdelaziz Bouteflika de un nuevo gobierno interino generó hoy opiniones divididas, entre manifestantes que insisten en un »cambio radical» del sistema y quienes ven un paso positivo hacia la estabilidad de Argelia.

Un comunicado difundido el domingo por la Presidencia de la República indicó que el mandatario designó al ejecutivo que gestionará esta nación norafricana mientras se desarrolla una conferencia nacional y se aprueba una nueva Constitución, tras lo cual se convocará a elecciones presidenciales.

El flamante gabinete de 27 carteras, que encabeza el primer ministro Noureddine Bedoui, ratificó a seis figuras que estaban en el anterior equipo, en particular el vicetitular de la Defensa Nacional y jefe del Estado Mayor del Ejército, general Ahmed Gaid Salah.

La información difundida por la agencia oficial APS refirió que amparado en el artículo 92 de la Constitución argelina, Bouteflika también designó a Ahmed Noui como ministro, secretario general del Gobierno.

Jóvenes consultados sobre las designaciones mostraron indistintamente su rechazo o escepticismo, al considerar que se mantendrá la vieja guardia en puestos clave, algo que han criticado en consignas y pancartas enarboladas en las manifestaciones de los últimos seis viernes.

Sin embargo, otro grupo de personas, incluidos jóvenes y adultos mayores, coincidieron en que la prolongación de la crisis puede derivar en situaciones perjudiciales para el país, de ahí que ‘sea necesario empezar a cambiar las cosas, comenzando por el gobierno’.

‘Es todo un proceso que tomará algún tiempo’, acotó más convencido Osman, un hombre de unos 40 años que advirtió de los peligros de que el movimiento popular nacido el 22 de febrero sea ‘manipulado y descarrilado’ por lo que definió como ‘manos malvadas’ ajenas a la suerte de los argelinos.

Anoche, grupos de personas volvieron a concentrarse en la ya emblemática Grande Poste, del centro de Argel, devenida epicentro de las protestas iniciadas el 22 de febrero cuando Boouteflika anunció su intención de postularse para un quinto mandato consecutivo, lo cual declinó días después.

Entre cánticos a coro y el accionar de bocinas de automóviles, los congregados cuestionaron los recientes nombramientos y recalcaban que se mantendrán en las calles hasta ‘la partida (dimisión) de Bouteflika y del sistema (gobierno)’.

Entre los jefes de carteras del equipo de Bedoui -quien reemplazó a Ahmed Ouyahia- sobresale Sabri Boukadoum como ministro de Asuntos Extranjeros, puesto que desempeñaba el renombrado diplomático Ramtane Lamamra que desde el 11 de marzo también fungía como viceprimer ministro.

Asimismo, Salaheddine Dahmoune, Slimane Brahmi, Mohamed Loukal, Mohamed Arkab y Tayeb Zitouni, se desempeñarán, en ese orden, como ministros de Interior, de Colectividades Locales y Planificación Territorial; de Justicia; de Finanzas; de Energía; y de Moudjahidine (combatientes, en árabe).

Entretanto, reportes atribuidos al canal estatal Ennahar TV indicaron que el jefe de Estado argelino se prepara para anunciar su renuncia al cargo por razones de salud, dado que está enfermo desde que sufrió un derrame cerebral en 2013.

De acuerdo con esa fuente, la decisión estará en sintonía con el artículo 102 de la Carta Magna, que estipula que por motivos de ‘enfermedad grave y duradera’ el mandatario puede ser declarado incapacitado para gobernar y sería reemplazado temporalmente por el presidente del Senado.