Locura norteamericana por petróleo de Venezuela, afirma canciller

0
107


Por Armando Reyes Calderín

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, estimó locura imperial norteamericana la obsesión por apoderarse del petróleo y la riqueza del país sudamericano para lo cual acuden, acudieron y acudirán a los métodos más diversos.

En una alocución durante un evento de solidaridad con el país sudamericano en esta capital, Arreaza disertó sobre la actual situación política y económica nacional, pero en especial sobre la hostilidad y agresividad de la Casa Blanca.

Su obsesión por quedarse con los recursos naturales venezolanos, afirmó, los llevó a intentos de magnicidio, bloqueo de alimentos y medicinas, robo de activos y en referencia a Medio Oriente, ironizó, decir que hay células de la Resistencia Islámica libanesa (Hizbulah) en Venezuela.

También a nacionalizar una empresa petrolífera venezolana de carácter mixto (privado-estatal) que nos hace preguntar, se burló, si Donald Trump adopta medidas del socialismo.

Al reconocer fuera de toda lógica a Juan Guaidó presidente encargado, Estados Unidos actuó sin respeto por la Constitución, al pueblo venezolano ni a las instituciones o historia del país, subrayó.

Según el jefe de la diplomacia, hay razones históricas para esa política que se remontan al diferendo entre el Libertador Simón Bolívar y los padres de la patria norteamericana Thomas Jefferson, John Quincy Adams y James Monroe.

Elaborada poco después de la proclamación de la República norteamericana a finales del siglo XVIII y principios del XIX, la tesis consistía en asegurar que América era de los americanos, del Norte, les faltó decir, acotó el jefe de la diplomacia.

Era una declaración contra el colonialismo español, explicó Arreaza, del cual los norteños esperaban su desmoronamiento y luego al crecer el poder de las liberadas 13 colonias estadounidenses, caerían sobre los nacientes Estados de América del Sur.

Ese conflicto Norte-Sur persiste, aseguró el canciller venezolano, y con el magnate Donald Trump como representante del Complejo Militar Industrial norteamericano llega a su máximo por acabar cualquier expresión de libertad, soberanía e independencia en sus vecinos meridionales.

De ahí que el conflicto con Venezuela que insiste en defender sus logros sociales (educación y salud gratuitas, programa habitacional para trabajadores y otros), sea un punto decisivo en la historia de Nuestra América, subrayó.

Lo han dicho en varios escenarios, agregó, después de Venezuela, irán contra Cuba y luego Nicaragua, señaló el canciller ante un plenario integrado por organizaciones de la izquierda libanesa solidaria con la Revolución bolivariana.

Trump, el vicepresidente Michael Pence, el asesor John Bolton y otros como el senador Marco Rubio, esperaban que la presidencia de Nicolás Maduro duraría tres meses y después, seis, pero Maduro lleva seis años al frente del Gobierno apoyado por el pueblo venezolano, puntualizó.

Las manifestaciones de los dirigentes norteamericanos reflejan el declive y la decadencia del sistema capitalista que antepone poder y riqueza sobre todas las cosas y los compulsa a locuras transitorias como la de su obsesión por apoderarse de las riquezas de Venezuela, aseveró.