Bolton y sus trasnochadas políticas en el mundo

0
105


Por Luis Beatón

John R. Bolton, asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, promueve en Washington trasnochadas ideas que pueden llevar a Estados Unidos por una pendiente resbaladiza hasta el despeñadero.

Así lo afirmó recientemente un grupo de analistas y expertos de inteligencia estadounidense (Profesionales Veteranos de Inteligencia Por la Cordura, VIPS,) al valorar la forma y contenidos con los que asesora a su jefe en la política a seguir contra Venezuela y el mundo.

Ahora le corresponde el turno a Irán y a la región del Medio Oriente, donde la Casa Blanca parece encaminada a echar más leña al fuego en su afán de destruir a la República Islámica.

Según el diario The New York Times en una reunión de los principales asesores de seguridad nacional del presidente Trump el jueves pasado, el secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan, presentó un plan militar actualizado que prevé enviar hasta 120 mil soldados a Medio Oriente si Irán atacara a las fuerzas estadounidenses o acelerara el trabajo sobre armas nucleares.

Esta situación, según el diario, refleja la influencia de Bolton, uno de los halcones más virulentos de la administración en relación a la nación persa, cuyo intento de confrontación con Teherán fue ignorado hace más de una década por el presidente George W. Bush.

Señala el rotativo que es muy incierto si Trump, que trata de separar a Estados Unidos de Afganistán y Siria, en última instancia enviará tantas fuerzas estadounidenses de regreso a Medio Oriente.

Informes precisan que hay fuertes divisiones en la administración sobre cómo responder a Irán en un momento en que aumentan las tensiones sobre su política nuclear luego que la Casa Blanca desconociera un acuerdo firmado por Washington y potencias aliadas con Teherán en 2015.

En ese escenario creado por Bolton, destaca un llamado de Abdulaziz Sager, presidente y fundador del Gulf Research Center, con sede en Jeddah, Arabia Saudita, y Hossein Mousavian, un especialista en seguridad nuclear y política de Medio Oriente en la Universidad de Princeton y exportavoz del equipo de negociación nuclear de Irán.

El momento para el diálogo es ahora, porque las situaciones en las zonas de conflicto histórico están maduras para la diplomacia, sostienen ambos en momentos en que incidentes sin precisar autoría calientan el clima para una acción bélica en el Golfo Pérsico.

Al parecer en los planes que vende Bolton está involucrar una fuerza militar, 120 mil efectivos, que se acercarían al tamaño de la que el Pentágono usó para invadir Iraq en 2003.

Hay alarma en medios castrense estadounidenses que opinan que tal acción contra los iraníes enredaría al país en un conflicto prolongado, cuyas consecuencias serían devastadoras para la región y para todo el mundo.

Desde que Bolton se convirtió en asesor de Seguridad Nacional en abril de 2018, intensificó la política de la administración Trump de aislar y presionar a Irán, desconoció tratados y envalentonó a otros halcones que apuestan por la guerra.

Sin embargo, hay temor de que las rutas de navegación en el Golfo Pérsico puedan convertirse en puntos de inflamación, lo que será algo de extrema gravedad para todos, incluso para Estados Unidos, pese a que disminuyó en cierta medida su dependencia del petróleo árabe.

En este contexto surge el incidente o sabotaje de petroleros cerca de los Emiratos Árabes Unidos, de los que aun no hay pruebas que relacionen a Irán o sus representantes con esos ataques, pese a que en Washington tratan de culparlo.

Al parecer Estados Unidos se está aislando, pues las naciones europeas piden moderación, por temor a una escalada accidental que podría llevar a un conflicto con Irán, al que muchos temen.

En este escenario llama la atención que a fines de abril, un análisis de inteligencia estadounidense indicó que Irán no tenía un deseo a corto plazo de provocar un conflicto aunque para los halcones de Bolton es todo lo contrario, o al menos presionan para que eso ocurra.

La incógnita es si Trump se dejará llevar por Bolton y se lanzará a un escenario bélico del que puede salir mal herido y que sería el tiro de gracia a sus aspiraciones se continuar en la Casa Blanca después de 2020.