Tribunal brasileño juzgará pedidos de criminalización de homofobia

0
75

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil discutirá esta semana la criminalización de los actos de odio contra la comunidad LGBT, llamados genéricamente homofobia, informa el portal de noticias G1.

Según el sitio, la discusión vuelve (posiblemente el viernes) al plenario del STF después de ser suspendida el 21 de febrero y puede transformar la homofobia en crimen, así como el racismo.

Cuatro de los 11 ministros del Supremo votaron ese mes a favor de la criminalización, esperada por LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) como aliada en el combate a la violencia y discriminación.

Los jueces deben definir si la corte superior puede crear reglas transitorias para castigar a los agresores contra ese grupo por la demora de la aprobación del tema en el Congreso Nacional.

Por el actual ordenamiento jurídico, la tipificación de crímenes corresponde al Poder Legislativo, responsable de la creación de las leyes.

Una de las peticiones es un mandamiento de requerimiento, solicitado por la Asociación de la Parada del Orgullo GLBT de Sao Paulo (Apolgbt), para que el STF defina el crimen de homofobia, garantizando los derechos constitucionales de ese segmento.

Sin embargo, tal reclamo se considera frágil, pues puede ser entendido como injerencia del Supremo sobre el Congreso Nacional, lo que ya motivó una solicitud de aplazamiento de juicio.

La otra petición es una Acción Directa de Inconstitucionalidad por omisión (ADO), demandada por el Partido Popular Socialista (PPS), que exigiría al Legislativo el deber de elaborar una legislación en ese sentido.

‘El legislador no aprueba, pero tampoco rechaza, dejando este y todos los demás temas relativos a la población LGBT en un verdadero limbo deliberativo’, indica la solicitud.

En la acción, el PPS pide la criminalización específica de todas las formas de homofobia y transfobia, especialmente las ofensas individuales y colectivas, los homicidios, las agresiones y las discriminaciones motivadas por la orientación sexual y/o identidad de género -real o supuesta- de la víctima.

‘Los homosexuales, los transgéneros y demás integrantes del grupo LGBT tienen la prerrogativa, como personas libres e iguales en dignidad y derechos, de recibir la igual protección de las leyes y del sistema político-jurídico instituido por la Constitución’, declaró en su voto el ministro Celso de Mello, relator de la acción.

El profesor de Derecho de la Universidad Federal de Sao Paulo y activista de derechos humanos, Renan Quinalha, asegura que ‘Brasil es el país que más mata LGBT en el mundo, según datos del Grupo Gay de Bahía, y la gente tiene eso de monitoreo porque el Estado ni siquiera investiga la violencia contra la comunidad’.

No obstante, agrega, lo que tenemos es una persona LGBT asesinada cada 19 horas y eso ciertamente es subestimado. Hay que hacer algo, subrayó Quinalha.