Temer se entregará de forma voluntaria a la justicia brasileña

0
98

El expresidente brasileño Michel Temer (2016-2018) afirmó que se entregará de forma voluntaria a la justicia, después que un tribunal federal revocara su habeas corpus y determinara el regreso a la cárcel por corrupción.

El portal de noticias G1 indicó que tal afirmación fue dada anoche a periodistas que aguardaban en la puerta de la casa del exmandatario, en Alto de Pinheiros, zona oeste de Sao Paulo.

‘En primer lugar, la decisión de la justicia se cumple. Segundo punto, claro, la considero totalmente equivocada bajo el enfoque jurídico. Siempre sostuve que en esas cuestiones no hay prueba, para mí fue una sorpresa desagradable, pero mañana (hoy) me presento voluntariamente’, declaró el político, de 78 años.

Por dos votos a uno, el Tribunal Regional Federal de la segunda región (TRF2) determinó la cárcel de Temer, quien estuvo detenido el 21 de marzo por orden del juez de primera instancia Marcelo Bretas en un caso de corrupción.

Después de haber sido arrestado en la llamada Operación Descontaminación, el exmandatario fue liberado cuatro días más tarde por un fallo preliminar del juez Ivan Athié.

El juzgado decidió igualmente que retornara a la cárcel el excoronel Joao Baptista Lima Filho, amigo íntimo de Temer; sin embargo, mantuvo los habeas corpus para el exministro Moreira Franco y Carlos Alberto Costa, María Rita Fratezi, Carlos Alberto Costa Filho, Vanderley de Natale.

Bajo este escenario, las defensas de Temer y Lima solicitaron que pudieran presentarse ante la justicia, sin que fueran capturados.

Los fiscales aseguran que hay riesgo de reiteración de crímenes y en la acusación se alega corrupción, engaño, lavado de dinero y organización criminal.

Inicialmente la denuncia fue presentada al Supremo Tribunal Federal en 2017 por el entonces procurador general de la República Rodrigo Janot.

Después que el caso fue enviado a la primera instancia judicial, la acusación fue ratificada el mes pasado por el Ministerio Público Federal en Brasilia.

En la querella se acusa a Temer, entre otros puntos, de haber instigado al empresario Joesley Batista, uno de los socios del grupo J&F, a pagar ‘ventajas indebidas’ al exalcalde Eduardo Cunha (preso por corrupción).

Cuando se presentó la imputación, el exgobernante tenía prerrogativa de foro privilegiado de presidente y no llegó a ser analizada por el Supremo.

En octubre de 2017, la Cámara de Diputados rechazó la continuación de la denuncia por mayoría y la acusación de los crímenes de organización criminal y obstrucción de justicia fue suspendida hasta que Temer dejara el poder.

Al final de su mandato en enero, la acusación fue encaminada a la Procuraduría de la República en el Distrito Federal.

Otras denuncias, hasta llegar a 10, responsabilizan al líder del partido del Movimiento Democrático Brasileño con actos de corrupción y otros delitos en el marco de la operación Lava Jato.

La Fiscalía certifica tener pruebas para demostrar que el expresidente desvió recursos públicos de entidades en las que tuvo influencia.

En marzo, estuvo preso preventivamente tras ser acusado de ser el principal líder de una organización criminal que durante 40 años desvió unos de 500 millones de dólares de recursos públicos.

Temer asumió el poder en 2016 cuando se depuso a la presidenta constitucional Dilma Rousseff mediante un golpe parlamentario-judicial.