Sudán: foco de tensiones y lucha por el poder político

0
103


Por Oscar Bravo Fong

Las tensiones políticas aumentan hoy en Sudán, en un contexto en que fuerzas opositoras convocaron a nuevas protestas ante la tenaz renuencia del gobernante Consejo Militar Transitorio (CMT) de entregar el poder a una autoridad civil.

Las opositoras Fuerzas para la Libertad y el Cambio (FLC), que agrupan a diversas asociaciones y sindicatos, hicieron ese llamado en medio de una convulsa situación existente en este país, que podría derivar en violencia generalizada, advierten analistas.

Vale decir, en ese contexto, que tales entidades pidieron también a sus seguidores y simpatizantes que organicen mítines nocturnos para condenar una ‘masacre’ de manifestantes, cometida por militares el pasado 3 de este mes.

De acuerdo con representantes de la FLC, la arremetida en esa fecha de Fuerzas de Apoyo Rápido contra inconformes que acampaban frente a la capitalina sede del Ejército dejó saldo de más de un centenar de muertos y más de 500 heridos, sin embargo el CMT cifró en 61 la cifra de occisos. Tal matanza de civiles resultó condenada por organizaciones como la Unión Africana, y los cancilleres de la Unión Europea, los cuales demandaron el cese de la violencia contra manifestantes en Jartum y responsabilizaron al CMT por esos hechos.

Al calor de la agravada situación, representantes de la FLC, que exigieron una comisión independiente investigue las muertes, consideraron que ‘el ambiente aún es inadecuado para retomar las pláticas entre opositores y el Consejo Militar’.

Encabezada por la Asociación de Profesionales Sudaneses, las Fuerzas para la Libertad y el Cambio apuntaron que los líderes de las bases inconformes están en peligro y las autoridades todavía encarcelan a decenas de activistas.

Para reanudar el diálogo con el Consejo Militar de Transición pusieron como condición, entre otras demandas, que ese órgano reconozca su responsabilidad por el desalojo de la acampada, conceda la libertad inmediata a los reos políticos y garantice derechos como la reapertura del servicio de Internet.

Al llegar a ese punto, analistas consideran que, pese a la reciente mediación entre las partes en discordia del primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, el diálogo entre esos actores se encuentra estancado.

Sin embargo, en reuniones previas, antes de la interrupción de las pláticas, ambos lados acordaron extender a tres años el período de transición y la conformación de un parlamento nacional, dominado en un tercio por miembros de la FLC.

Aún queda pendiente la integración de un proyectado Consejo Soberano, en medio de manifiestas desavenencias ya que los opositores insisten en que deben controlar el liderazgo de ese órgano, con una membresía de ocho del total de 15 integrantes, a lo que se opone el Consejo Militar.

El mencionado Consejo Soberano se encargaría de regir los destinos de este Estado hasta tanto se celebren las próximas elecciones presidenciales.

Sudán, inestable país de África subsahariana, con numerosos desafíos económicos y sociales por delante, vive jornadas de intensas protestas desde diciembre último en que miles de manifestantes exigieron mejoras económicas y rebajas de precios de alimentos.

Tras la prolongación de esas presiones populares, que derivaron en exigencias de orden político, el pasado 11 de abril el presidente del país, Omar Hassán Al-Bashir, presentó su dimisión, y a partir de esa fecha comenzó a gobernar de forma transitoria el mencionado Consejo Militar.

El propio Al-Bashir, quien se mantuvo en el poder durante 30 años y se encuentra recluido en un centro penitenciario en este país, fue acusado por la fiscalía de desfalcar millones de dólares.

Así las cosas, Sudán, en medio de incertidumbres por su incierto futuro político y económico, tiene, sobre si la vista de potencias extranjeras, que, en río revuelto y al calor del agudizado conflicto, quieren sentar bases y pescar sus enormes riquezas, entre ellas el petróleo.

Con extensas fronteras terrestres, el territorio sudanés tiene una privilegiada situación geoestratégica ya que con salida al mar Rojo, figura como punto de enlace entre el área mediterránea y el Cuerno Africano, señalan expertos.