Sudáfrica: una visita a la Cuna de la Humanidad

0
421

Aunque existen diversas teorías al respecto, las investigaciones apuntan hoy a que es en Sudáfrica donde se encuentran los orígenes del hombre.

Al menos Michael Worsnip, director administrativo del Centro de Visitantes Maropeng, es un convencido y así se lo explicó a la vicepresidenta cubana Inés María Chapman, quien visitó el lugar, como parte de su agenda de actividades durante su estancia oficial en la nación sudafricana.

Paso a paso siguió con interés cada uno de los espacios del museo. La Cuna de la Humanidad, cubre unos 474 kilómetros cuadrados de extensión y constituye un conjunto de yacimientos paleontológicos y arqueológicos designados por la Unesco en 1999 como Patrimonio de la Humanidad.

En medio de una explicación general del funcionamiento de este museo interactivo, Worsnip le obsequió a la vicepresidenta del Consejo de Estado y de Ministros una réplica del cráneo de un Homo Naledi (del latín homo, ‘hombre’, y del sesotho naledi, ‘estrella’).

El nuevo antepasado de los humanos, es una especie extinta de homínido, de la cual se descubrieron fósiles en 2013 en una remota cueva de la Cuna de la Humanidad.

Al agradecer el gesto, la dirigente cubana dijo que esto no es más que la confirmación de que venimos de África.

El centro, en la Cuna de la Humanidad, está a unos 50 kilómetros al noroeste de Johannesburgo.

En la propia Cuna, un proyecto de esculturas a escala natural llama la atención de los visitantes. Más de 100 obras conforman este ‘Camino de la Libertad’, con el cual Dali Tambo rinde homenaje, en particular, a quienes hicieron posible desterrar el oprobioso sistema de apartheid.

Dali, hijo de desaparecido líder sudafricano Oliver Tambo, comentó a la vicepresidenta que el sendero llevará más de 400 obras.

Confesó que cuando estaban delineando la figura del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, ocurrió su muerte (25 noviembre de 2016) y ‘enseguida se conoció que él no quería esculturas ni calles que llevara su nombre’.

La vicepresidenta se acercó en silencio hacia ese Fidel erguido, con su traje verdeolivo, en posición de avance y una bandera cubana en alto.

Chapman estuvo acompañada por el subdirector general de Asuntos Bilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Armando Vergara, y el embajador de Cuba en la nación africana, Rodolfo Benítez, y otros funcionarios de la representación diplomática antillana.

Igualmente, recorrió la finca de Liliesleaf, en el norte de Johannesburgo, usada en secreto por parte de activistas del Congreso Nacional Africano (ANC) en la década de 1960.

Allí fueron detenidos muchos de los prominentes líderes del ANC el 11 de julio de 1963, lo que condujo luego al histórico juicio de Rivonia.