Sudáfrica avanza hacia las elecciones generales

0
112


Por Ilsa Rodríguez

Sudáfrica avanza hacia las elecciones generales, con el anuncio de los manifiestos de los partidos contendientes y una campaña del gobernante Congreso Nacional Africano (ANC) que traza un camino hacia el desarrollo y el enfrentamiento a la pobreza y la desigualdad.

La reciente proclamación oficial de que los comicios tendrán lugar el 8 de mayo para elegir a los nuevos miembros del parlamento y los integrantes de los gobiernos provinciales, además del Presidente de esta poderosa nación de África Austral, marca el camino final ‘hacia un futuro más luminoso’, según ha reiterado el presidente Cyril Ramaphosa.

El mandatario, quien había adelantado la fecha de la cita ante las urnas en su Discurso a la Nación, proclamó el 26 de febrero último la celebración de elecciones ese día de mayo y dio a conocer que la jornada será feriada en todo el país.

Pese a los numerosos avances sociales en 25 años en el poder encaminados a solucionar el legado del régimen de segregación racial, ANC enfrenta aún numerosos desafíos en medio de un estancamiento económico cuya solución se encuentra en el centro de sus prioridades.

Este panorama en el sector de la economía repercute directamente en falta de empleos (más de 9,2 millones de sudafricanos se encuentran desocupados), pobreza y desigualdades, a lo que se incorpora la ineficiencia en varios servicios públicos como educación y salud pública.

De ahí la importancia de la campaña desarrollada por el ejecutivo para promover inversiones extranjeras y locales en sectores vitales que generen nuevos puestos de trabajo e impulsen los planes de desarrollo en este país.

En ese sentido, Ramaphosa anunció que este año se repetirá la conferencia internacional sobre inversiones en Sudáfrica, que en 2018 tuvo excelentes resultados con el compromiso de millones de dólares.

CORRUPCIÃ’N, ESCÁNDALOS 

El tema de la corrupción en esferas del gobierno y de las empresas estatales sale cada día a la luz gracias a las investigaciones realizadas por una comisión creada el pasado año por el Presidente y que encabeza el jefe del Tribunal Supremo de Sudáfrica, Raymond Zondo.

A esto se unen los recientes escándalos en que están involucrados dirigentes del ANC acusados de violación y acoso sexual, quienes fueron separados de sus posiciones hasta tanto se aclaren los cargos en su contra.

Funcionarios de todos los niveles del Estado, incluyendo ministros y directivos de poderosas compañías estatales, han sido nombrados por testigos ante la llamada Comisión Zondo, que ha puesto al descubierto acciones ilegales en favor de empresas privadas a cambio de sobornos, y ha sacado a la luz malversaciones, fraudes y lavado de dinero.

Entre otros aspectos negativos en la actualidad sudafricana figura las crisis de importantes empresas del Estado como la Eskom, de energía y a cargo del 95 por ciento de la generación eléctrica del país, cuya ineficacia, corrupción y endeudamiento han colocado al ejecutivo en una difícil posición.

Decidido a solucionar este problema, que ha repercutido negativamente en la economía del país y en la ciudadanía en general por los repetidos cortes del servicio eléctrico, el Presidente anunció recientemente la división de Eskom en tres departamentos.

A partir de abril, según se informó, esas nuevas entidades se encargarán de la generación, transmisión y distribución de electricidad con el objetivo de estabilizar a esa entidad estatal, mejorar su efectividad y permitir que cada sección consiga independientemente los fondos requeridos para liquidar una abultada deuda cercana a los 30 mil millones de dólares.

El gobierno, pese a sus dificultades financieras, se comprometió con respaldar a la empresa con cuatro mil millones de dólares en un plazo de tres años con vistas a facilitar su proceso de reorganización, pero aclaró que no asumirá el endeudamiento contraído por sus directivos.

Otro tema de interés está relacionado con el avance del proceso de reforma agraria en debate a nivel nacional, que incluye la propuesta de la confiscación de tierras sin compensación, un asunto que tiene partidarios y detractores.

El objetivo fundamental de estos cambios en la tenencia de tierras está vinculado con la necesidad de reparar una injusticia histórica durante la época colonial y del apartheid, cuando esas propiedades de negros sudafricanos fueron arrebatadas a sus dueños originales.

Pese a estas dificultades, para las cuales el presidente Ramaphosa ha anunciado planes y programas diversos encaminados a su solución o al menos alivio, los analistas coinciden en que el ANC será el ganador de estas elecciones generales y que conseguirá nuevamente la mayoría de los escaños parlamentarios.

Sus contendientes más fuertes, pero bien alejados, son Alianza Democrática (AD) y Luchadores por la Independencia Económica (EFF), partidos que cuentan en la actualidad respectivamente con 89 y 25 escaños en el órgano legislativo, frente a los 249 del partido de gobierno.

Fuentes de la Comisión Electoral Independiente dieron a conocer que cerca de 300 partidos políticos sudafricanos están inscriptos para participar en los comicios de mayo, aunque la mayoría -consideran los expertos- no logrará una posición en el parlamento.

En la actualidad solo 13 agrupaciones políticas tienen representación en el órgano legislativo y con excepción del ANC, AD y EFF, solo Inkhata con 10 asientos logra dos dígitos.