Sube el número de muertos durante el desalojo de acampada de protesta en Sudán

0
182

El número de muertos por la violencia durante el desalojo de la acampada de protesta instalada en el centro de Jartum se elevó a 61 personas, declaró el viceministro de Sanidad de Sudán, Suleimán Abdel Jabar.

Según el viceministro, la cifra de los fallecidos «ascendió a 61 personas».

El funcionario precisó que entre los muertos figuran tanto manifestantes, como miembros de la fuerza de reacción rápida.

Señaló que los manifestantes «murieron por heridas de bala, mientras que los militares por golpes con objetos de hierro».

El 5 de junio el opositor Comité Central de Médicos Sudaneses informó —después de que fueran recuperados 40 cuerpos del río Nilo— que el desalojo de la acampada provocó 100 muertos.

Por su parte el Ministerio de Sanidad de Sudán desmintió más tarde la información del comité, al declarar que el número de fallecidos «no supera 46».

En la mañana del 3 de junio, las fuerzas de seguridad y las milicias progubernamentales en Sudán procedieron a un violento desalojo de la acampada que la oposición mantenía frente al Comando General de las Fuerzas Armadas y que las autoridades militares calificaron de amenaza a la seguridad nacional.

Ante el fuerte rechazo que el uso de la fuerza provocó dentro y fuera de Sudán, los militares alegaron la necesidad de capturar a criminales supuestamente infiltrados en la acampada, asegurando que los manifestantes podrían volver a la plaza varios días más tarde.

La oposición, por su parte, instó a los sudaneses a comenzar una campaña nacional de desobediencia cívica exigiendo que el Consejo Militar de Transición (CMT), formado tras el derrocamiento del presidente Omar al Bashir, a mediados de abril pasado, ceda inmediatamente el poder a un gobierno civil.

El 4 de junio, el presidente del CMT, Abdul Fatah Burhan, anunció en un discurso televisivo a la nación que habrá elecciones generales en Sudán dentro del plazo de nueve meses.