Sector turístico egipcio alista reapertura gradual con regulaciones

0
84

Tras una pausa obligada debido a los azotes de la Covid-19 y la suspensión de los vuelos internacionales, la industria turística de Egipto alista hoy condiciones para reabrir paulatinamente y bajo nuevas regulaciones.

Y aunque los decisores confían en que podrán dar el primer paso posiblemente este propio mes, la reactivación del sector, aunque mínima, podría estar sujeta a la evolución de la situación epidemiológica en los días siguientes y a la percepción que de ella tengan los vacacionistas en potencia.

Pese al incremento en el ritmo de infecciones que suman casi ocho mil de febrero a la fecha, esa cifra al igual que la de fallecidos (469) siguen siendo bajas en comparación con los registros de Europa o Estados Unidos y con el total de la población del gigante árabe que abriga a 100 millones de habitantes, consideran expertos.

Consciente de los riesgos latentes, el gobierno prolongó el toque de queda nocturno, mantiene detenido el tráfico aéreo -salvo excepciones-, y cerrados colegios, universidades, iglesias, mezquitas, museos y sitios arqueológicos.

Sin embargo en medio de las restricciones que obligaron a los musulmanes a orar en sus hogares incluso durante ramadán, su mes sagrado, las autoridades como en otras partes del mundo comienzan a hablar de adaptaciones o cambios dirigidos a convivir con el contagioso virus hasta la aparición de una vacuna, en una etapa que algunos definen como de transición.

Entre los sectores más perjudicados por la llegada del SARS-CoV-2 sobresale el turístico que luego de impulsar costosos proyectos, entre ellos la construcción del Gran Museo Egipcio y de otros más pequeños en varias gobernaciones, así como la restauración de la pirámide escalonada, tuvo que prohibir la entrada a escenarios emblemáticos y suspender las reservas en todas sus instalaciones. 
A fin de proteger a trabajadores, sus familiares y comunidades aledañas, las autoridades decidieron poner en cuarentena al personal de la cartera, esterilizar hoteles, restaurantes y monumentos cercanos.

Anclados a la orilla quedaron los cruceros y falucas que en tiempos normales surcan el legendario Nilo repletos de visitantes, mientras las embarcaciones fondeadas permanentemente en las riberas para ofrecer espectáculos artísticos cada noche, están también clausuradas.

Pero a la par con las labores de higienización, el turismo continuó los preparativos para la etapa post Covid-19, que comienza a esbozarse con la reciente autorización para que reciban a vacacionistas nacionales aunque con la condición de mantener los niveles de ocupación en un 25 por ciento durante la fase inicial. 
Garantizar kits médicos para huéspedes y un menú a la carta, descartando las mesas bufé son algunas de las muchas indicaciones.

El primer ministro egipcio, Mostafa Madbouly, quien encabeza la batalla contra la pandemia adelantó que el gobierno planea flexibilizar algunas de las medidas impuestas para contener la propagación del SARS-CoV-2 una vez concluido ramadán, o sea, después del 23 de mayo.

Pero advirtió que de ocurrir una explosión en los contagios adoptaría disposiciones más severas.

Por lo que de momento muchos egipcios siguen atentos a los reportes y a posibles giros en la estrategia gubernamental, ya sea para ampliar o reducir las medidas anti-pandemia.

En ramadán cuando los practicantes del islam realizan oraciones adicionales a las obligatorias, pedimos por la salud, por que termine esta plaga, con la esperanza de que el sol abrazador a partir de junio y el sofocante calor del desierto la aleje de nosotros, comentó a Prensa Latina un residente en El Cairo.

En cuanto al turismo, sin tiempo que perder ya tiene una estrategia para los momentos que corren, aunque los más cautelosos miren con recelo cualquier opción de esparcimiento mientras dure la pandemia.