Rusia: el cese del fuego en Libia depende en alto grado de Haftar

0
107

El comienzo del armisticio en Libia depende en alto grado de Jalifa Haftar, la parte rusa trabaja para que todos los involucrados en la crisis presten oído a la declaración de los presidentes de Rusia y Turquía y paren las operaciones de combate, dijo el jefe del grupo de contacto ruso para la normalización en Libia, Lev Dengov.

Los mandatarios ruso y turco, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, acordaronm una postura única sobre Libia y exhortaron a todas las partes libias a cesar las hostilidades, declarar un alto el fuego a partir de las 00.00 horas del domingo 12 de enero y sentarse a la mesa de negociaciones.

Según Dengov, la reunión de los líderes ruso y turco hizo obvio que Rusia es un socio fiable y puso fin a los rumores de que Moscú apoya solo a una parte del conflicto libio.

En tales condiciones será mucho más fácil trabajar y lograr la solución pacífica del conflicto, señaló.

«Estamos trabajando para que todas las partes presten oído a la declaración de los presidentes de Rusia y Turquía y paren las hostilidades. El comienzo del armisticio desde la medianoche del 12 de enero depende en alto grado de Haftar, que fue el iniciador de lanzar una ofensiva [contra Trípoli]», dijo a Sputnik.

Por su parte, el enviado del Gobierno interino del este libio, Aref Ali Nayed, declaró a Sputnik que la tregua propuesta por Rusia en Libia surtirá efecto si luego el Gobierno de Unidad Nacional entrega los barrios de Trípoli al Parlamento que controla la parte oriental del país y al Ejército Nacional Libio (ENL).

«En lo referente a la llamada rusa al alto el fuego, podrá beneficiar si la sigue una entrega pacífica de los barrios restantes de la capital Trípoli del Gobierno de Unidad Nacional al Parlamento de Libia, elegido de forma legal y debida, y al Ejército Nacional Libio que actúa bajo su control», dijo.

El Gobierno libio con sede en Trípoli antes pidió ayuda militar a Turquía debido a la ofensiva de las tropas de Haftar contra la capital del país.

El Parlamento de Turquía autorizó el 2 de enero el envío de militares turcos a Libia, mientras la mayoría de los países árabes se manifiesta en contra de la probable injerencia militar turca en el conflicto libio.

Libia continúa sumida en una crisis desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivó en violentos enfrentamientos entre facciones rivales, el surgimiento de grupos yihadistas y en una dualidad de poderes: el Gobierno interino, que controla la parte oriental del país junto con el Parlamento, y el Gobierno de Unidad Nacional en Trípoli, avalado por la ONU.

A principios de abril pasado, Libia entró en una nueva espiral de violencia después de que el ENL del mariscal Jalifa Haftar lanzara una ofensiva para liberar a Trípoli de los «terroristas».

Las fuerzas leales al Gobierno de Unidad Nacional respondieron con la operación Volcán de Ira contra las tropas de Haftar.