Ruanda: entre repatriados del Congo hay responsables de genocidio

0
134

El ministro de Justicia de Ruanda, Johnston Busingye, reveló hoy que entre las personas repatriadas de la República Democrática del Congo en los últimos meses varios tuvieron un papel en el Genocidio de 1994 contra los tutsis.

En declaraciones al diario The New Times, Busingye informó que, hasta ahora, se descubrió que 47 de esos individuos fueron identificados y enviados a cárceles de todo el país.

De acuerdo con la fuente, el primer caso de este tipo se reveló a fines del año pasado cuando una anciana, Angeline Mukandutiye, regresó a casa junto con cientos de otros integrantes de la milicia anti-Ruanda y fue identificada.

Mukandutiye fue juzgada en ausencia por un tribunal Gacaca (comunitario) que la condenó a cadena perpetua por su papel en el Genocidio, especialmente en el distrito capitalino de Nyarugenge.

El ministro añadió que, como en ese caso, el resto de los identificados tiene penas sin cumplir, y aseguró que puntualmente se realiza una verificación exhaustiva, para estar ciento por ciento seguro.

Por ejemplo, la verificación todavía se está llevando a cabo en algunos de ellos donde hay dudas, y han pasado más de cuatro meses, comentó.

El año pasado, el gobierno de la RD del Congo intensificó una ofensiva contra los grupos terroristas en el este del país, con el objetivo eliminar a todas las milicias armadas extranjeras con sede en el país.

Durante la mayor parte de 2019, el ejército congoleño dio un golpe significativo a los grupos anti-Ruanda con sede en la provincia de Kivu del Sur.

Cientos de hombres de esa milicia fueron asesinados, mientras que otros se refugiaron en selvas, donde continúan siendo perseguidos.

En tanto, los capturados fueron obligados a regresar a sus hogares, y en Ruanda los que no son llevados a prisión por su papel en el Genocidio de 1994, están bajo un programa de rehabilitación.

El de 1994 es el Genocidio más reciente vivido por la Humanidad, pues se calcula que durante los poco más de tres meses que duró, dejó un saldo de cerca de un millón de muertos, la mayoría de la etnia tutsi.