Rivales libios siguen enfrentados a pesar de cumbre en Alemania

0
194

El cese de la interferencia en Libia, acordado en la cumbre celebrada la víspera en Berlín, la capital alemana, pende de un hilo pues los dos gobiernos rivales siguen tan enfrentados como siempre.

Entre las decisiones del cónclave aparece también el respeto al embargo de armas a los beligerantes, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), asentado en esta capital, poseedor del reconocimiento internacional, y otro paralelo, con sede en la ciudad oriental de Tobruk, cuya fuerza militar es superior a la de su rival.

Asimismo, existe el compromiso de las potencias asistentes a la cimera de respetar el cese de hostilidades, signadas por avances sustanciales de las tropas del gabinete asentado en Tobruk, comandadas por el mariscal Khalifa Haftar, quien califica a los integrantes del GAN de ‘escoria islamista’, debido a su composición mayoritaria de miembros de la cofradía islamista Hermandad Musulmana.

Al cónclave, convocado por el país anfitrión, asistieron además de las partes contrincantes, los presidentes de Rusia, Turquía, Francia, Egipto y el secretario de Estado estadounidense.

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que los rivales, que rehusaron sostener conversaciones directas durante la reunión, aceptaron detener las hostilidades, aunque existen dudas al respecto dado el abismo que los separa y la inexistencia de una fórmula de cohabitación.

Por su parte, Argelia ofreció su capital para una eventual secuencia de la cimera berlinesa, sobre la cual no existen precisiones.

Libia está sumida en el caos desde que en 2011 la interpretación sesgada por las potencias occidentales de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU dio paso a una agresión militar que derrocó al gobierno constitucional y propició el asesinato a sangre fría del líder libio Muamar Ghadafi.

Al presente, milicias de inclinación islamista que apoyan al GAN controlan porciones del territorio libio en las cuales imponen su ley por la fuerza de las armas y obtienen pingües beneficios del tráfico de indocumentados hacia Europa y el mercado negro de equipamiento bélico. mem/msl