Rechazo popular marca el inicio de la campaña electoral en Argelia

0
52

En un contexto marcado por un fuerte descontento popular, comenzó en Argelia la campaña para las elecciones presidenciales del 12 de diciembre, rechazadas por los ciudadanos durante meses de protestas.

Desde el 22 de febrero de este año, los argelinos participan en masivas manifestaciones que tuvieron su génesis en la desaprobación de un quinto mandato del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika, quien se vio obligado a renunciar a principios de abril ante el empuje social.

En correspondencia con los postulados constitucionales, con la dimisión del jefe de Estado asumió la presidencia interina Abdelkader Bensalah, quien debió organizar los comicios desde el 4 de julio.

Tras lograr la renuncia del presidente del Consejo Constitucional, Tayez Belaiz, y durante 39 semanas consecutivas, los ciudadanos reclamaron la salida de Bensalah, del primer ministro Nouredin Bedaui y del actual jefe del Estado Mayor del Ejército, Ahmed Gaid Salah.

Los participantes en las demostraciones están en contra de la celebración de las elecciones, pues son organizadas por la administración a la que se oponen y temen que la votación pueda ser amañada.

Además de exigir un cambio total en la dirigencia nacional, demandan la liberación de los detenidos en los últimos meses.

Pese al rechazo ciudadano, la Autoridad Nacional Electoral y el Ejército insisten en llevar a cabo los comicios e instaron a los ciudadanos a asistir a las urnas.

A partir de hoy, los candidatos (Ali Benflis, Abdelmadjid Tebboune, Abdelaziz Belaid, Azzedine Mihoubi y Abdelkader Bengrina) tendrán tres semanas para exponer sus programas y ganar la mayor cantidad de votos posible.

No obstante, durante la presentación de su campaña en Tlemcen, el ex primer ministro Benflis fue criticado por cientos de personas, quienes aseguraron que no participarán en las elecciones y exigieron la constitución de un Estado civil y no uno dirigido por militares.

áNi Tebboune, ni Benflis, el pueblo presidente!, gritaban los presentes en la protesta.